August 3rd, 2011

En unas declaraciones realizadas hoy a ElSegundLuz vía Twitter, Michael Brown, tenemos unos 50 cuerpos celestes que encajrían en la definición de planeta enano. Michael Brown es el descubridor de Eris, el planeta enano que hizo que la Unión Astronómica Internacional tuviera que degradar la categoría de Plutón.

En nuestra opinión Vesta, que está siendo explorado por la sonda Dawn de NASA, debería ser el próximo, como ya han manifestado varios investigadores.

La lista de planetas enanos de la Unión Astronómica Internacional

Hasta la fecha se habrían realizado, según la cuenta de Michael Brown, unos 50 descubrimientos de cuerpos que, según la definición de planeta enano que aprobó la Unión Astronómica Internacional, deberían ser incluídos en ella. El propio Brown reconoce que no sabe en qué momento se actualizaría, si es que llegara a hacerse.

La definición de planeta de la Unión Astronómica Internacional (UAI)

La UAI es la mayor y más importante organización internacional de astrónomos profesionales. Decide la nomenclatura de los cuerpos celestes y de la superficie de los planetas. Esta organización celebró una importante reunión en Praga en agosto de 2006, donde, por mayoría de sus miembros, se decidió establecer una definición de planeta que siriviera para catalogar a cualquier nuevo cuerpo que pudiera ser encontrado en el Sistema Solar.

Los planetas (vagabundos en griego) habían sido tradicionalmente todos esos astros que se desplazaban entre las estrellas aparentemente fijas. Así se acordó, en la celebre Resolución Quinta, que a la vista de los nuevos descubirmientos científicos que hemos relatado más arriba en este artículo, un planeta del Sistema Solar sería un cuerpo celeste que:

  • Se encontrara en órbita alrededor del Sol
  • Que tuviera masa suficiente como para que, por su propia gravedad, acabara venciendo las fuerzas de cuerpo rígido de modo adoptara, en equilibrio hidrostático, una forma (aproximadamente), redonda.
  • Que hubiera limpiado las inmediaciones de su órbita de todos los cuerpos susceptibles de desplazarse dentro de ella.

En esa misma resolución se establecieron otras dos definiciones referidas a los cuerpos del Sistema Solar. De este modo, planetas enanos serán aquellos cuerpos que:

  • Se encuentren en órbita alrededor del Sol.
  • Que tengan masa suficiente como para que su propia gravedad pueda vencer las fuerzas de cuerpo rígido de modo que adopten, en equilibrio hidrostático, una forma (aproximadamente) redonda.
  • Que no hayan limpiado las inmediaciones de su órbita de todos los cuerpos susceptibles de desplazarse en ella.
  • Y que no sean un satélite.

En esta Resolución Quinta también se establece que los ocho planetas son Mercurio, Venus, La Tierra, Marte, Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno. que a todos los demás objetos que orbiten en torno al Sol, excepto los satélites, serán los “cuerpos pequeños del sistema solar”. Quedó pendiente el establecimiento de los límites exactos entre la catagoría de planeta enano y todas las demás:

  • Este apartado actualmente agrupa a la mayoría de asteroides del Sistema Solar, la mayoría de los Objetos Trans-Neptunianos, a los cometas y a otros cuerpos pequeños.

Enlaces recomendados

Unión Astronomica Internacional
UAI

¿Por qué Plutón no es un planeta?
Planetario Educa Ciencia

El cuarto planeta enano recibe el nombre de Makemake
ElSegundoLuz

El Quinto Planeta Enano: ¿Ataecina o Haumea?
La disputa por el descubrimiento del quinto planeta enano, que protagonizó también Michael Brown. ElSegundoLuz

 

Publicado en Planetas enanos, Sistema solar | Comments Off
January 7th, 2009

Celso Frade Jiménez, Astrofísico por la UCM y profesor del Colegio Zazuar de Madrid , propone una actividad astronómica muy interesante: emplear un telescopio robótico para tomar fotografías de los cuerpos celestes. Cualquier excusa es buena para promocionar un poco más el gran acontecimiento: la comunidad astronómica mundial está celebrando este 2009 como el Año Internacional de la Astronomía.

¡Empecemos por los colegios!

“2009 – Año Internacional de la Astronomía”

Como muchos lectores ya sabrán, este año 2009 fue declarado el 27 de Octubre de 2006 como el “Año Internacional de la Astronomía” por la Unión Astronómica Internacional (UAI) y por la UNESCO.

Son muchísimas las actividades que se pueden realizar este año para acercarse a este fascinante mundo de la Astronomía o para inculcar en nuestros hijos un cierto interés por la Ciencia, tarea nada sencilla hoy en día. No deberíamos olvidar que la Astronomía es la decana de las Ciencias pues acompaña al ser humano desde que empezó a tener conciencia de su existencia y se preguntó acerca de la naturaleza de los puntos brillantes que día tras día observaba en los cielos. Dichas preguntas motivaron el desarrollo de la cultura y aún hoy nos empuja a seguir escudriñando los secretos de la Naturaleza. Además, hoy en día cuenta con una ventaja frente a otras ciencias, nos muestra imágenes fascinantes que sin necesidad de conocer complejas fórmulas ni leyes físicas, nos permiten contemplar la inmensidad y complejidad del Cosmos.

Puede que muchos crean que la forma de participar se limitará a asistir a conferencias, leer un libro o visitar museos de ciencia. La verdad es que todas las propuestas anteriores son atractivas pero para los que sean un poquito más ambiciosos y aventureros les voy a proponer otra que complementa a las anteriores y que seguro les tienta un poquito más.

¿A quién no le gustaría disponer de tiempo, dinero y un lugar adecuado para poder tener uno de esos estupendos telescopios que alguna vez vemos en folletos, libros, televisión?, ¿Quién no querría realizar con ellos alguna fotografía como las que podemos ver en alguno de los atlas de Astronomía?, ¿Qué cara pondrían los más pequeños si realizamos con ellos una actividad como ésta?

Pues he aquí un estupendo ejemplo:

 

La Gran Galaxia de Andrómeda, M31, por Celso Frade
Imagen de la Galaxia de Andrómeda obtenida y procesada por Celso Frade Jiménez con el
Telescopio Robótico de Bradford.

Preciosa, ¿no es verdad? Pues bien, repartidos por toda la Tierra, hay incontables telescopios apuntando al cielo constantemente pero algunas decenas, permiten a determinados usuarios manejarlos u obtener imágenes del cielo con ellos simplemente disponiendo de una conexión a Internet y sentados cómodamente en nuestras casas sin necesidad de disponer de telescopio, ni de ser expertos en la materia, ni pasar frío durante las observaciones. Uno de los pioneros en lo que a telescopios robóticos se refiere es el Telescopio Robótico de Bradford (propiedad de la Universidad de Bradford). Situado en la isla de Tenerife, permite a aficionados, profesores y estudiantes del Reino Unido, enviarle las propuestas de observación y recibir las imágenes obtenidas para poder después tratarlas. Como el telescopio está situado en territorio español, también nosotros podemos acceder a él de forma gratuita y muy sencilla sin más que registrarnos en su web (http://www.telescope.org).

El único pequeño inconveniente es que la página y documentación está en inglés pero hay muchos usuarios registrados castellanohablantes que utilizan el telescopio y ponen a disposición de los usuarios las imágenes que obtienen.
Eso sí, no dejen de observar el cielo con sus propios ojos, pese a las preciosas imágenes que podemos obtener con los fantásticos equipos modernos, nada es comparable a la sensación de “sobrevolar” la Luna a través de un telescopio o de ver esos diminutos anillos de Saturno. Merece la pena.

Para saber más:

AIA / IYA 2009: Año internacional de la Astronomía
Web de Celso Frade: http://celsofradejimenez.wikispaces.com/imagenesBRT

Celso Frade Jiménez
Astrofísico por la U.C.M. y profesor del Colegio Zazuar

Publicado en Astronomía, Observación y telescopios | Comments Off
December 26th, 2008

Observatorio de Sierra Nevada (foto: IAA)Un equipo de astrofísicos españoles fue el primero en reportar el descubrimiento de 2003 EL61, el quinto planeta enano. El equipo, que trabaja en el Observatorio de Sierra Nevada, pertenece al IAA (Instituto de Astrofísica de Andalucía). Sin embargo, a pesar de ser reconocidos como los legítimos descubridores de este objeto, no fueron tomados en consideración en el momento de nombrarlo.

Pablo Santos, miembro del equipo descubridor que dirige José Luis Ortiz, cuenta en Infoastro la historia de lo que ha sido para él una auténtica pesadilla: descubrir un objeto transneptuniano. En El Segundo Luz hemos publicado un pequeño resumen comentado.

 

ACTUALIZACIÓN: La posición de Michael Brown.

Fuente: Infoastro y otras.

¿Cómo es 2003 EL61?

Es un objeto transneptuniano (esto es, que se encuentra más alejado del Sol que Neptuno) de quizá unos 1600 km. Recorre una lejana y excéntrica órbita que lo lleva desde las 35 Unidades Astronómicas (UA) hasta las 51 UA, por lo que se acerca al Sol más que el mismo Plutón, cuyo perihelio está a sólo 35 UA. Su período de rotación es de sólo 4 horas, por lo que su forma es muy oblonga. Según los datos espectrales recogidos en el Observatorio de Roque de los Muchachos, estaría cubierto principalmente de hielo de agua. (Fuente: Wikipedia )

 

Objetos transneptunianos
Un vistazo a los principales objetos transneptunianos (Wikipedia). Entre
ellos se encuentra Haumea, el cuerpo en litigio.

El descubrimiento

En julio de 2005, Pablo Santos, mientras examinaba imágenes tomadas por Francisco J. Aceituno en marzo de 2003, descubrió un objeto de magnitud 17,5 que aparentaba encontrarse más allá de la órbita de Neptuno. Con ese brillo podría ser, en función de su distancia a la Tierra, incluso más grande que el propio Plutón, por entonces aún considerado planeta.

Descubirmiento de Ataecina (Haumea)
Imágenes en las que se descubrió 2003 EL6
(pulse para ver la animación)

La confirmación

Antes de enviar el informe del objeto al MPC (Minor Planet Center) debían asegurarse de su observación, y consultando Internet encontraron que Michael Brown (descubridor a la postre de Eris y Makemake) estaba a punto de anunciar el descubrimiento de un importante objeto transneptuniano. Pensando que podría tratarse del mismo cuerpo, profundizaron en su búsqueda y vieron que el propio Michael Brown había rastreado varios campos del cielo en busca de objetos de ese tipo, aunque Ortiz y su equipo no llegaron a ninguna conclusión con ello.

Sólo después de consultar más datos del MPC, y siempre basándose en sus observaciones de marzo de 2003 (realizadas por Aceituno), decidieron finalmente enviar el informe preceptivo al MPC, siendo efectivamente los primeros en haber informado de la observación de este objeto. Eso sí, no antes de consultar con el Observatorio Astronómico de Mallorca, en el que Reinner Stoss, haciendo un impresionante trabajo de recuperación de observaciones antiguas, llegó a localizar el objeto en placas del Observatorio de Monte Palomar de 1955.

El MPC recibió, lógicamente, todos estos datos a los que aquí se hace referencia y asignó el descubrimiento de 2003 EL61 al Observatorio de Sierra Nevada, aunque sin mencionar ni a Ortiz, director del grupo, ni al propio Santos, su descubridor, ni a Aceituno, el autor de las primeras observaciones.

Los problemas

Michael Brown, que en un principio los felicitó por su descubrimiento, cambió de actitud al comprobar que él mismo había hecho ya observaciones de este objeto y especialmente cuando vió que el equipo de Sierra Nevada había consultado por Internet sus planes de observación, públicos, por cierto. Según el propio Santos: “Debido a nuestro anuncio, Brown se vió obligado a reportar precipitadamente al MPC otros dos transneptunianos gigantes que había descubierto hacía tiempo y que estaba ocultando a la comunidad científica.”

El derecho, no ejercido, de nomenclatura

A pesar de todo, el equipo de Ortiz fue reconocido como descubridor del objeto. Por ello fue que, en septiembre de 2006, solicitaron que 2003 EL61 recibiera el nombre de la deidad íbera “Ataecina”. Sin embargo la UAI designó al cuerpo transneptuniano como “Haumea”, el nombre que propuso Michael Brown. Todo resulta muy extraño puesto que Brown no es el descubridor reconocido.

Actualización (30 de diciembre): ¿Qué dice Michael Brown?

Brown matiene, no obstante, que en las “búsquedas web” hechas a los datos de sus observaciones se incluía la designación de “K40506A”, y que esos accesos, los únicos hasta el momento que se habían hecho de esos datos, se produjeron sólo 6 días después de que Brown publicara ese nombre en unos “abstract” (resúmenes) de un encuentro de la Unión Astronómica Americana, que se iba a producir en los próximos meses. El reporte sobre el descubrimiento que nos ocupa se envió desde el mismo ordenador que hizo las búsquedas sólo un día después de hacerlas.

Brown reconoce en su “blog” que no se puede demostrar que el equipo de Sierra Nevada utilizara los datos de sus observaciones a los que accedieron, pero sí que dice que pudieron haber servido para rastarear el objeto hacia atrás. Brown se pregunta además por qué no hicieron referencia a esos datos al anunciar su descubrimiento al MPC, ya que sí que los habían mirado. Esto es obligatorio cuando se trabaja en una investigación, se llama “referenciar los datos” y se debe mencionar a los autores de los mismos. En realidad esas referencias también dan más rigor a lo publicado.

Reflexiones varias

Después de explicar todos estos acontecimientos, Pablo Santos finaliza su artículo en un tono inequívocamente amargo:

“En definitiva, parece que de nuevo los poderosos se han salido con la suya y, en este caso, ha podido el peso mediático y político (¡ni en astronomía estamos libres de intrigas políticas!). Lo suyo, puestos a ser justos con ambos grupos, habría sido que la UAI velara por enterrar las enemistades y hubieran elegido un nombre neutral para 2003 EL61. Ni Ataecina, ni Haumea. Pero no ha sido así, y con esta decisión, sesgada y claramente manipulada, parece que, como ocurre a menudo, el pez grande se come al chico.”

Notas personales

Nos da la impresión de que si el equipo del Observatorio de Sierra Nevada hubiera sido apoyado por un grupo más fuerte, las cosas habrían transcurrido de otro modo. Sucede a menudo en este gremio que los grupos colegas no se apoyan sino más bien todo lo contrario. Por otro lado se habla incluso de que Brian Marsden, director del MPC, siente favoritismo por Brown y que por eso se escogió su propuesta y no la de los españoles.

ACTUALIZACIÓN (30 DE DICIEMBRE) Para conocer la verdad sobre este asunto habría que saber si Santos vió el objeto en las imágenes de su observatorio antes o después de consultar la observación de Brown. Como hemos visto (y puede comprobarse en su blog) ni este mismo puede decirlo. Santos, que reconoce que sí que vió esos datos, manifiesta que no vió nada claro que se tratara del mismo objeto. Lo que sí podría reprocharse es que no indicaron nada sobre esa consulta en su reporte al MPC.

En nuestra opinión, y después de leer una gran cantidad de literatura sobre los planetas enanos en diversas publicaciones norteamericanas durante los últimos casi tres años, tanto en Internet como en papel, parece notorio que la decisión de la Unión Astronómica Internacional de sacar a Plutón de la lista de planetas ha creado un enorme malestar en la comunidad astronómica de ese país, o al menos en una parte de ella. Este episodio podría parecer un intento de este sector para obtener una revancha en lo que ellos consideran como una especie de injusticia o agravio: que el único cuerpo del Sistema Solar que podría ser un planeta descubierto por un norteamericano, en realidad nunca lo ha sido.

Enlaces de interés:

Estados Unidos conquista Haumea, por Alfredo Pascual, en ABC.es
Nota de prensa de la UAI sobre el nombre de Haumea
(en inglés)
Los planetas enanos y sus sistemas
(en inglés)
Podemos también seguir este agrio y amargo debate en la página web de Michael Brown (en inglés): Mike Brown’s Planets
Seguimiento electrónico del descubrimiento de 2003 EL61
(en la página del Caltech, en inglés)
“The Case for Pluto, 6 de septiembre de 2006″ (En inglés, por Robert Naeye, ahora Editor Jefe de Sky and Telescope, con respecto a las reacciones de un sector de los científicos de los EEUU).

 

Publicado en Planetas enanos, Sistema solar | Comments Off
July 22nd, 2008

 

La Unión Astronómica Internacional (UAI) ha dado el nombre de Makemake al más nuevo miembro de la familia de los planetas enanos. El objeto, anteriormente conocido como 2005 FY9 – recibe su nombre del creador polinesio de la Humanidad, dios también de la fertilidad.

Traducido por ElSegundoLuz de la nota de prensa original de la Unión Astronómica Internacional.

Los miembros del Comité de Nomenclatura de Cuerpos Pequeños del Sistema Solar (CSBN) y el Grupo de Trabajo de Nomenclatura del Sistema Solar de la Unión Astronómica Internacional (WGPSN) han decidido dar el nombre de Makemake al nuevo miembro de la familia de plutoides, y lo han clasificado como el cuarto planeta enano de nuestro Sistema Solar, y el tercer plutoide.

Makemake es uno de los mayores objetos conocidos en el Sistema Solar Exterior, y es ligeramente más pequeño y de brillo más débil que Plutón, su compañero plutoide. El planeta enano es de color rojizo y los astrónomos creen que su superficie está cubierta por una capa de metano.

Al igual que otros plutoides, Makemake se localiza en una región más allá de Neptuno que está poblada por pequeños cuerpos del Sistema Solar (a menudo referida como la región transneptuniana). El objeto, anteriormente denominado 2005 FY9 (o extraoficialmente “Conejo de Pascua”) se descubrió en 2005 por un equipo del Instituto Tecnológico de California liderado por Mike Brown. Tiene la designación del Centro de Planetas Menores (MPC) 136472. Una vez que se determina bien la órbita de un cuerpo pequeño del Sistema Solar, su designación provisional (2005 FY9 en el caso de Makemake) es suplantada por su designación numérica permanente (136472) en el caso de Makemake.

El descubridor de un objeto del Sistema Solar tiene el privilegio de sugerir un nombre a la UAI, que se encarga de juzgar su conveniencia. Mike Brown dice:”Consideramos la nomenclatura de los objetos del Sistema Solar muy cuidadosamente. La superficie de Makemake está cubierta con grandes cantidades de hielo de metano prácticamente puro, fascinante científicamente, pero en verdad muy difícil de relacionar con la mitología terrestre. De pronto, ví la luz: la isla de Rapa Nui. ¿Por qué no había pensado en ello antes? No estaba muy familiarizado con la mitología de la isla, de modo que le eché un vistazo y descubrí a Makemake, el dios jefe, el creador de la Humanidad, y el dios de la fertilidad. Tengo una tendencia a los dioses de la fertilidad. Eris, Makemake y 2003 EL6 fueron todos descubiertos mientras mi mujer estaba embarazada, entre los 3 y 6 meses, de nuestra hija. Tengo un recuerdo inconfundible de sentir cómo el Universo entero se llenaba de una lluvia de fertilidad y abundancia”. WGPSN y CSBN aceptaron en nombre de Makemake durante la conversaciones, que fueron mantenidas por correo electrónico.

Makemake ocupa un lugar importante en el Sistema Solar porque , junto con Eris y 2003 EL61, era uno de los objetos cuyos descubrimientos llevaron a la UAI a reconsiderar la definición de planeta y a crear un nuevo grupo de planetas enanos. Visualmente es el segundo objeto transneptuniano más brillante, por detrás de Plutón, y es lo bastante brillante como para ser observado con un telescopio de aficionado grande (la magnitud más alta que alcanza es de 16,5). Mike Brown explica que: “la órbita no es particularmente extraña, pero el objeto en sí es grande, probablemente de unos 2/3 del tamaño de Plutón”.

Los otros planetas enanos son Ceres, Plutón y Eris. Sin embargo, Ceres no es un miembro del distintivo grupo de los plutoides porque su órbita es más pequeña que la de Neptuno (Ceres se localiza en el cinturón de asteroides, entre Marte y Júpiter).

La palabra Makemake tiene origen polinesio y es el nombre del creador de la Humanidad y el dios de la Fertilidad en la mitología de la Isla del Pacífico Sur de rapa Nui o Isla de Pascua. Era el dios jefe del culto del hombre-pájaro Tangata Manu y era adorado en la forma de pájaros marinos, que eran su reencarnación. Su símbolo material era un hombre con cabeza de pájaro.

Notas

La UAI es una organización internacional que reune a casi 10.000 distinguidos astrónomos de todas las naciones del mundo. Su misión es promover y salvaguardar la ciencia de la astronomía en todos sus aspectos por medio de la cooperació internacional. La UAI también sirve como la autoridad internacional reconocida para asignar designaciones a los cuerpos celestes y a los rasgos de sus superficies. Fundada en 1919, la UAI es el mayor cuerpo profesional de astrónomos del mundo.

Para una mayor información, por favor contacte con

Dr. Edward L.G. Bowell

Presidente de la III División de la UAI

Lowell Observatory, USA

Tel: +1-928-774-3358

Móvil: +1-520-491-0710

E-mail: elgb @ lowell.edu

Mike Brown

Profesor de Astronomía Planetaria

Instituto Tecnológico de California (Caltec)

Teléfono: +1-626-395-8423

E-mail: mbrown @ caltech.edu

Lars Lindberg Christensen

Oficial de Prensa de la UAI

ESA/Hubble, Garching, Alemania

Teléfono: +49-89-32-00-63-06

Móvil: +49-173-3872-621

E-mail: lars @ eso.org

Enlaces

Información acerca de Plutón y los planetas enanos: http://www.iau.org/public_press/themes/pluto/

Página web de la UAI : http://www.iau.org/

Artículo científico que determina el tamaño de Makemake: http://arxiv.org/abs/astro-ph/0702538v1

 

 

 

Publicado en Planetas enanos, Sistema solar | Comments Off
  •  

     

  •  

     

  •  

     

     

     

  • Etiquetas

  •  

     

  • Archivo de publicaciones

  •  

     

  •  

     

  • Mapa del sitio

  • ?>