September 20th, 2016

El planeta más alejado del Sistema Solar, tal y como lo conocemos ahora, es Neptuno. Se trata de un gigante gaseoso de unos 48.600 km de diámetro que aún esconde muchos misterios, entre ellos un interior caliente que hace que no sea el planeta más frío. Se le supone un núcleo rocoso rodeado de una mar de agua y metano líquidos. Está rodeado por una gruesa atmósfera compuesta principalmente de hidrógeno, metano y otros gases. Cuenta con 13 lunas conocidas y un oscuro sistema de anillos, descubierto en 1990 por la sonda Voyager 2, que pasó junto a él antes de adentrarse en el frío medio interestelar.

Fue descubierto el 23 de septiembre de 1846, tras una larga batalla matemática que duró más de un siglo y medio. La aventura comenzó con Newton, e involucró a los más importantes matemáticos que le sucedieron, como Laplace y Lagrange, que hubieron de desarrollar la Ley de Gravitación de Newton y dejar el terreno allanado para dilucidar ciertas irregularidades observadas en el movimiento de Urano alrededor del Sol. Para explicarlos, los matemáticos Le Verrier y Adams predijeron la existencia de un planeta nuevo, siendo ambos capaces de dar su posición exacta para que fuera descubierto por los astrónomos. El primero en confirmar su hallazgo, desde Alemania, fue Galle, aunque también lo pudieron observar de manera independiente Challis desde el Reino Unido y, desde Italia, ¡Galileo Galilei!, en 1612, quien registró su posición al haberlo observado de manera accidental, confundiéndolo con una estrella.

De este modo, el descubrimiento de Neptuno sirvió para confirmar la Ley de Gravitación de Newton, por lo que no podríamos entender su importancia en la época, a no ser que lo comparáramos con el descubrimiento del bosón de Higgs o de las ondas gravitacionales, más recientemente y que han vuelto a confirmar, una vez más la teoría de la Relatividad General de Einstein… Lo más estremecedor del caso es que fue descubierto, primero, en el papel y mediante cálculos matemáticos. Tal como expuso John Herschel dos semanas antes de su descubrimiento observacional, a la Asociación Británica, en 1846, “le vemos como Colón vio la América desde las playas de España”.

Publicado en Neptuno, Sistema solar | Comments Off on 170 años del descubrimiento de Neptuno
March 24th, 2016

Anoche participé en una polémica de Twitter con Daniel Marín (@eurekablog), que lleva el excelente blog de exploración espacial Eureka Blog. Todo comenzó a raíz de esta entrada en el mismo.

Me ha animado a escribir una mi amigo J. C. Bayonas, (@2qblog) que es profesor de la ESO y también divulgador, porque me ha resultado muy curioso que esta pequeña discusión desemboque en los problemas cotidianos de una clase de 1º de la ESO. Esta es la entrada que ha publicado en su blog Bitácora de un profesor de ciencias.

Lo que he sacado en claro, y que no me esperaba, es que hay aún numerosas publicaciones científicas que llaman a Ceres planeta enano y asteroide, ambas en el mismo artículo. Esto es, bajo mi punto de vista, además de anacrónico, erróneo. Supongo que la tendencia irá cambiado con los años, sobre todo si los criterios de clasificación para los cuerpos del sistema solar se mantienen en la línea actual, que espero que sí. Al final de este texto lo relacionaré con otro caso similar, el de las galaxias, con el que quienes ya no somos tan jóvenes estaremos familiarizados.

Pero voy a tratar de hablar de criterios de clasificación. En astrofísica se hace necesario clasificar los objetos de estudio, igual que en cualquier otra rama de la ciencia. Nuestro Sistema Solar contiene una estrella, 8 planetas, quizá 9 si se descubre uno nuevo más allá de Plutón, probablemente cientos de planetas enanos, cientos de miles de asteroides, quizá miles de millones de cometas, innumerables partículas de polvo interplanetario… ¿Cómo se clasifica todo esto?

Iremos de mayor a menor masa. En astrofísica suele hablarse más de masa que de tamaño. Nadie duda de que el Sol es una estrella. Emite luz propia y domina gravitacionalmente todo el Sistema Solar porque su masa es descomunal comparada con la del resto de cuerpos que lo componen.

Recientemente se hizo necesario establecer una definición de qué es un planeta, porque había que diferenciar entre los planetas y otros cuerpos que se han ido descubriendo gracias a los mejores instrumentos de observación, disponibles actualmente. Estos nuevos cuerpos parecen planetas porque son casi esféricos, pero no han terminado de limpiar su órbita de otros cuerpos que se desplazan por sus inmediaciones. Por este último motivo se parecen a los asteroides, pero se ha decidido clasificarlos como planetas enanos. En definitiva, ha mejorado la información disponible y ha habido que establecer unos criterios de clasificación nuevos, más modernos. Y estos criterios no son subjetivos, sino que siguen parámetros objetivos medibles mediante los instrumentos astronómicos.

La definición de planeta ha sido muy criticada desde EE. UU. porque se ha retirado a Plutón de la categoría de planeta, algo que ha herido el orgullo patrio de muchos ciudadanos y astrónomos estadounidenses. Es cierto que hay un criterio de clasificación matemático que relaciona la masa de un cuerpo con la masa de todo lo que se mueve en las inmediaciones de su órbita, y Plutón no llega, ni de lejos, al nivel del planeta más pequeño actualmente, Mercurio. Por eso no se le puede considerar planeta, por mucho que su superficie muestre procesos geológicos de gran belleza.

Luego está el caso de los asteroides. Son tan pequeños, tienen tan poca masa, que son amorfos. No llegan a la categoría de planeta enano porque no cumplen con el criterio de clasificación de estos. La gravedad de los cuerpos celestes hace que tiendan a ser esféricos, pero si no llegan a un mínimo, se quedan en eso, en cacahuetes o patatas espaciales. Esta denominación hace reír mucho a los niños, por cierto, por lo que me encanta emplearla en mi trabajo de comunicador.

Ceres es enorme comparado con casi todos los demás asteroides, que lo tienen rodeado impidiéndole dominar su órbita. Pero tiene una gran masa que le permite, por su gravedad, ser claramente esférico. Por eso no puede ser un asteroide y entra en la categoría de planeta enano, como Plutón, aunque se encuentre en una zona completamente diferente del sistema solar. Es un criterio de clasificación objetivo, que tiene que ver con su masa y con la gravedad que es capaz de ejercer sobre si mismo.

Después, más pequeñas que los asteroides, están las partículas de polvo interplanetario, observables desde lugares apartados de la contaminación lumínica como luz zodiacal u, otras veces, como estrellas fugaces, cuando se precipitan a gran velocidad sobre la atmósfera, destruyéndose y emitiendo una llamativa luz.

Como me recordó ayer mi esposa, M31, la Gran Galaxia de Andrómeda, se llamaba hasta hace 80 años Nebulosa de Andrómeda. Cambiaron los criterios de clasificación, gracias a los telescopios más modernos de la época, porque se descubrió que era otro universo isla, o galaxia, muy alejada de la nuestra. Pero aquellos lectores de mi edad (tengo 43 años) recordarán los libros de su infancia en los que Andrómeda aún aparecía como “nebulosa”, a pesar de que todos sabían, desde finales del primer tercio del siglo XX, que es una galaxia en toda regla y, de hecho, más grande que nuestra Vía Láctea.

Por ello considero incorrecto llamar asteroide a Ceres. Y, además, anacrónico.

¿Cómo debería decirse, para respetar los criterios de clasificación astrofísicos? El planeta enano Ceres, o bien, el mayor cuerpo del cinturón de asteroides. De hecho es así como ya aparece en una gran cantidad de publicaciones.

Asistimos a un gran momento en la historia de la ciencia y del estudio del sistema solar.

Gracias por suscitar este interesante debate y por haberlo seguido en Twitter.

Jorge A. Vázquez

Enlaces recomendados

¿Es Ceres un asteroide?
Dúplica de Daniel Marín en su propio blog.

Unión Astronomica Internacional
UAI

El cuarto planeta enano recibe el nombre de Makemake
ElSegundoLuz

El Quinto Planeta Enano: ¿Ataecina o Haumea?
La disputa por el descubrimiento del quinto planeta enano, que protagonizó también Michael Brown. ElSegundoLuz

50 Planetas Enanos a la Espera.
Reflexiones tras una corta conversación con Michael Brown, quizá el mayor de experto en planetas enanos.

August 3rd, 2011

En unas declaraciones realizadas hoy a ElSegundLuz vía Twitter, Michael Brown, tenemos unos 50 cuerpos celestes que encajrían en la definición de planeta enano. Michael Brown es el descubridor de Eris, el planeta enano que hizo que la Unión Astronómica Internacional tuviera que degradar la categoría de Plutón.

En nuestra opinión Vesta, que está siendo explorado por la sonda Dawn de NASA, debería ser el próximo, como ya han manifestado varios investigadores.

La lista de planetas enanos de la Unión Astronómica Internacional

Hasta la fecha se habrían realizado, según la cuenta de Michael Brown, unos 50 descubrimientos de cuerpos que, según la definición de planeta enano que aprobó la Unión Astronómica Internacional, deberían ser incluídos en ella. El propio Brown reconoce que no sabe en qué momento se actualizaría, si es que llegara a hacerse.

La definición de planeta de la Unión Astronómica Internacional (UAI)

La UAI es la mayor y más importante organización internacional de astrónomos profesionales. Decide la nomenclatura de los cuerpos celestes y de la superficie de los planetas. Esta organización celebró una importante reunión en Praga en agosto de 2006, donde, por mayoría de sus miembros, se decidió establecer una definición de planeta que siriviera para catalogar a cualquier nuevo cuerpo que pudiera ser encontrado en el Sistema Solar.

Los planetas (vagabundos en griego) habían sido tradicionalmente todos esos astros que se desplazaban entre las estrellas aparentemente fijas. Así se acordó, en la celebre Resolución Quinta, que a la vista de los nuevos descubirmientos científicos que hemos relatado más arriba en este artículo, un planeta del Sistema Solar sería un cuerpo celeste que:

  • Se encontrara en órbita alrededor del Sol
  • Que tuviera masa suficiente como para que, por su propia gravedad, acabara venciendo las fuerzas de cuerpo rígido de modo adoptara, en equilibrio hidrostático, una forma (aproximadamente), redonda.
  • Que hubiera limpiado las inmediaciones de su órbita de todos los cuerpos susceptibles de desplazarse dentro de ella.

En esa misma resolución se establecieron otras dos definiciones referidas a los cuerpos del Sistema Solar. De este modo, planetas enanos serán aquellos cuerpos que:

  • Se encuentren en órbita alrededor del Sol.
  • Que tengan masa suficiente como para que su propia gravedad pueda vencer las fuerzas de cuerpo rígido de modo que adopten, en equilibrio hidrostático, una forma (aproximadamente) redonda.
  • Que no hayan limpiado las inmediaciones de su órbita de todos los cuerpos susceptibles de desplazarse en ella.
  • Y que no sean un satélite.

En esta Resolución Quinta también se establece que los ocho planetas son Mercurio, Venus, La Tierra, Marte, Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno. que a todos los demás objetos que orbiten en torno al Sol, excepto los satélites, serán los “cuerpos pequeños del sistema solar”. Quedó pendiente el establecimiento de los límites exactos entre la catagoría de planeta enano y todas las demás:

  • Este apartado actualmente agrupa a la mayoría de asteroides del Sistema Solar, la mayoría de los Objetos Trans-Neptunianos, a los cometas y a otros cuerpos pequeños.

Enlaces recomendados

Unión Astronomica Internacional
UAI

¿Por qué Plutón no es un planeta?
Planetario Educa Ciencia

El cuarto planeta enano recibe el nombre de Makemake
ElSegundoLuz

El Quinto Planeta Enano: ¿Ataecina o Haumea?
La disputa por el descubrimiento del quinto planeta enano, que protagonizó también Michael Brown. ElSegundoLuz

 

Publicado en Planetas enanos, Sistema solar | Comments Off on 50 planetas enanos a la espera
May 13th, 2011

La luna joviana Ío alberga un lago global de roca derretida, bajo una superficie plagada de volcanes. Esa es la conclusión del nuevo análisis de los datos que hace una década obtuvo la sonda Galileo, que una vez orbitó Júpiter, tal como se informó hoy en Science.

io, luna de jupiter
Créditos: Xianzhe Jia/ U. de Michigan y Krishan Khurana/UCLA

 

Enlace a la noticia original, en Science, 12 de mayo de 2011.

 

Los teóricos habían predicho, desde hace mucho tiempo, que la enorme gravedad de Júpiter debería levantar mareas en Ío, amasando sus sólidas pero aún maleables rocas para producir calor, lo suficiente como para que el interior se derritiera. Y los planetólogos vieron signos en la lava de la superficie que indicaban que sus 100 puntos volcánicos se alimentaban de un “océano” de magma interior.

Sin embargo, los escombros volcánicos, que se elevan considerablemente, frustraron los intentos de los científicos planetarios de usar el poderoso campo magnético de Júpiter para sondear el interior de Ío. Ahora, los investigadores informan de que por fin han conseguido sortear las interferencias, revelándose una firma magnética que solamente Ío podría producir, en el caso de que en su interior hubiera una capa de magma electricamente conductor (magma cargado de cristales) de al menos 50 kilómetros de espesor  (fina capa de color naranja en la imagen que acompaña esta noticia), bajo su corteza rocosa. El hallazgo sería una reminiscencia de los primeros días del Sistema Solar, cuando la mayoría de grandes cuerpos rocosos contaban con océanos de magma, hasta que se enfiraron.

August 27th, 2010

Según publica la revista Science el 25 de agosto de 2010, parece haberse desvelado parte del misterio de por qué tendrían satélites algunos asteroides. Un modelo matemático propuesto por un equipo de NASA/JPL ha servido para realizar simulaciones informáticas que podrían darnos la clave del por qué.

 
asteriode con satelite
Simulación realizada por NASA/JPL de un asteroide con un satélite.

Rocoso puede ser un término inapropiado para los asteroides. Las misiones espaciales más recientes, como la Hayabusa, los han mostrado, sorprendentemente, como aglomeraciones de guijarros que apenas pueden mantenerse unidas por la gravedad. Y eso podría explicar el fenómeno de los pares de asteroides. Según los investigadores que publican hoy en la revista Nature (en el que participa el Grupo de Telescopios Isaac Newton en la Isla de la Palma), los asteriodes pueden literalmente deshacerse en pedazos al girar, dando a luz.

La escisión ocurre cuando la luz del Sol calienta la superficie irregular del asteroide de un modo no uniforme,  provocando que el asteriode comience a girar, como un molinillo de viento. Finalmente, el giro se hace  tan rápido, que un gran pedazo se  llega a romper. Los investigadores han observado 35 pares de asteroides que creen que podrían haberse formado de este modo, en los que el descendiente tendría menos del 60% de la masa del asteroide progenitor.

Sin embargo, los pares resultantes no forman sistemas binarios: la falta de gravedad suficiente del progenitor hace que el recién nacido acabe alejándose, aunque siguendo la órbita original de su asteroide progenitor.

Publicado en Pequeños cuerpos, Sistema solar | Comments Off on Cómo dan a luz los asteroides
January 29th, 2010

Este año 2010, empieza con un gran evento astronómico: Marte tendrá un importante brillo y estará visible toda la noche con un intenso color anaranjado. Podéis localizar fácilmente a Marte en la constelación de Cancer, entre las constelaciones de Leo y Géminis y a la mitad de distancia entre la estrella de primera magnitud Polux de Géminis y Regulus de Leo.

Por el Grupo Astronómico Silos

27 Ene, 2010

Máxima aproximación de Marte y la Tierra (0,664 UA = 99,33 millones de kilómetros). El diámetro aparente de Marte es 14,105".

29 Ene, 2010

Marte en oposición con la Tierra, la Tierra en conjunción inferior con Marte. El brillo aparente de Marte alcanza magnitud -1,28 en la constelación de Cáncer. Esta oposición tendrá lugar durante la primavera en el norte de Marte y el otoño en el sur, así que principalmente  será observable el hemisferio norte.

Marte alcanza su oposición cada 2 años, pero no todas las oposiciones son iguales. Esto es debido a que algunas oposiciones ocurren cuando Marte esta más alejado o cercano a la Tierra. La última oposición con un buen acercamiento de Marte ocurrió en agosto del 2003, aquí brilló con mg -2.9 y tuvo un diámetro angular aparente de 25 segs. de arco. Aunque este mes de enero tiene su oposición, Marte continuará con muy buen brillo por algunos meses más.

El mejor momento para observarlo será cuando esté cerca del cenit, al rededor de la media noche, momento en que hay menos atmósfera entre la luz de Marte y nuestro telescopio. La presencia de la Luna casi llena (30 de Enero) en la misma constelación de Cancer, junto a M44 (cúmulo del Pesebre), borrará el fondo de estrellas.

 

 

Publicado en Astronomía, Marte, Observación y telescopios, Sistema solar | Comments Off on Marte próximo a la Tierra (2010)
July 25th, 2009

Pequeño parte de observación. 25 de julio de 2009

Dibujo de Júpiter con su ImpactoLugar de observación: “Área 50”, de la Cruz del Norte, en Venturada, Madrid.
Sin viento y sin apenas turbulencia. Júpiter  se encontraba a unos 30º sobre el horizonte.
¡Gracias a los compañeros de afición de la Cruz del Norte!

Telescopio Takahashi TSA 102, 121x, con ocular Plössl 3000 series de Meade, 6,7 mm  y prisma cenital Meade Series 5000 para mejorar el contraste.

La zona del impacto era ovalada, se apreciaba de un color negro intenso y estaba rodeada de una zona, también ovalada y concéntrica, pero de tonalidad más clara. El conjunto parecía ser más pequeño que la Gran Mancha Roja.

Se trata de un impacto descubierto por Anthony Wesley, un aficionado australiano, el día 19 de julio de este año. En estas fechas se cumplen 15 años de que los fragmentos del Schoemaker-Levy 9 chocaran también contra Júpiter.

 

Más información:

Impact Mark on Jupiter, 19th July 2009 Página del descubridor, el astrónomo aficionado australiano Anthony Wesley.

El descubrimiento lo hizo con su Newton artesanal de 36 centímetros, sobre montura Losmandy Titan y Barlow Televue 5x (forzada a 7,7x). Cámara Point Grey Research Dragonfly2 monocromática y filtros Astrodon I-Series RGB para la composición a color. Para la obtención de esta espectacular imagen final empleó la técnica del apilado, con Registax y otros programas, en su ordenador.

Nuevas imágenes de la NASA demuestran que un objeto ha golpeado a Júpiter (En AstroSETI)

Surprise Collision on Jupiter Captured by Gemini Telescope (Imágen en infrarrojo tomada el 22 de julio por el Gemini Observatory)

Publicado en Júpiter, Observación y telescopios, Sistema solar | Comments Off on Observación del impacto sobre Júpiter
June 30th, 2009

Es posible que hace unos cuatro mil millones de años, la Luna mostrase a la Tierra la que hoy es su cara oculta.

(Investigación y Ciencia, junio 2009)

Mark Wieczorek y Mathieu Le Feuvre, del Instituto de Física de la Tierra, en París, conjeturan que, si la Luna hubiera mostrado siempre la misma cara, contaría con más cráteres en su borde delantero, pues allí [habría] sufrido un intenso bombardeo durante los primeros tiempos del Sistema Solar. Los cráteres jóvenes siguen esa pauta. Los antiguos, en cambio, se acumulan en el borde posterior, lo que lleva a pensar que en otros tiempos éste pudo corresponder al sentido de avance. El impacto de un asteroide o cometa habría provocado que la Luna girase 180 grados, hasta su reorientación actual.

Jon Matson para Investigación y Ciencia

Adenda

Para producir este efecto se habría requerido el impacto de un objeto de al menos 50 km de diámetro, y que golpeara con la suficiente fuerza como para crear un cráter de entre 350 km y 500 km de diámetro. Existen seis cuencas en la Luna que cumplirían con estos requisitos. El mejor candidato parece ser el Mare Smythii, actualmente en el limbo oriental y justo en el ecuador de la Luna. El supuesto golpe debe de haber ocurrido hace al menos 3 800 millones de años, antes del final del período conocido como Último Bombardeo Masivo”.

Sky and Telescope, junio de 2009

Publicado en La Luna, Sistema solar | Comments Off on Cuando la Luna nos mostraba su cara oculta
May 2nd, 2009

agua en la phoenixLa sonda Phoenix Mars Lander, de la NASA amartizó en 2008 en las cercanías del polo norte del planeta rojo, en una zona en la que abundaba el hielo. Después de tomar tierra, parece ser que los retropopulsores pudieron haber derretido el hielo, que se habría vuelto a condensar en las patas de la sonda formando pequeñas gotas de agua líquida, rica en sales. No obstante, no todos los científicos están de acuerdo con esta explicación.

Fuentes: Chemical and Engineering News (en inglés) y revista Science (número de 10 de abril de 2009, en inglés, de pago)

Agua en Marte por todas partes… pero ¿líquida en algún lugar?

El agua de Marte ya no es noticia. Tantas veces "descubierta", pero siempre en estado sólido, congelada. Los astrobiólogos sueñan con el día en que se descubra este elemento en forma líquida, puesto que de este modo habría muchas más probabilidades para la existencia de vida en Marte, remota o incluso actualmente.

Según informa la revista Science en su número de 10 de abril de 2009, "durante la Conferencia de Ciencia Planetaria y Lunar (Lunar and Planetary Science Conference) celebrada en The Woodlands, Texas, entre el 23 y el 27 de marzo, el meteorólogo Nilton Renno, de la Universidad de Michigan, Ann Arbor y otros 21 miembros del equipo de la misión Phoenix informaron de observaciones, apoyadas en argumentos termodinámicos, que sugieren que por lo menos en la zona de trabajo de la Phoenix, existiría agua salada en estado líquido." 

La argumentación de Renno comienza con el hallazgo de hielo y sales en el suelo donde aterrizó la Phoenix. Las temperaturas, que sufren vaivenes de día en día (o de milenio en milenio), se encargarían de permitir el transporte del hielo hasta las sales, que se volverían húmedas y formarían una disolución. Incluso cuando las temperaturas fueran más bajas el agua permanecería en estado líquido gracias a su alto contenido en sal.

"Como prueba de que las sales pueden mantener el agua en estado líquido incluso en las condiciones actuales de Marte Renno señala  a una especie de "gotas" que se formaron en una pata de la Phoenix." Aparentemente, las "gotas" habrían sido lanzadas a esa posición por los retrocohetes de amartizaje de la sonda Phoenix. Esas "gotas" parecen crecer, moverse o incluso "gotear" con el paso del tiempo. Una de las principales misiones que llevó a cabo la Phoenix fue la de hacer excavaciones en el suelo de Marte, en las que se desvelaron lo que se consideró en su momento que podían ser placas de duro hielo puro. Renno explica las imágenes diciendo que lo que se observó en el subsuelo inmediantamente después de que se produjeran esas excavaciones era en realidad salmuera congelada.

No todos están de acuerdo

Renno es plenamente consciente del desacuerdo que hay en la comunidad científica con respecto a lo que mantiene. Concretamente, Michael Hetch, físico del JPL, manifiesta su desacuerdo con todos y cada uno de los argumentos del propio Renno, quien a pesar de ello confía en que poco a poco se llegue a un consenso. Así, Samuel Kounaves, químico y coautor junto a Renno del comunicado sobre el que trata este artículo, piensa que "Nilton podía tener razón con respecto a lo que tenemos debajo de la Phoenix, pero las condiciones del entorno durante el amartizaje eran extremas y muy [cambiantes]."  Para llegar a la conclusión de que sea posible la existencia de agua líquida en Marte es necesario realizar aún una gran cantidad de experimentos en el laboratorio, y aún así, Kounaves añade que "podríamos no llegar a saberlo nunca".

¿Hay más indicios de agua líquida en Marte?

No sería la primera vez que se observan indicios de la existencia de agua líquida mediante los instrumentos de las distintas misiones que  han viajado hasta Marte. Así unas fotografías tomadas por la Mars Global Surveyor de la NASA entre 1999 y 2005, revelaron la existencia de posibles depósitos brillantes y de reciente formación en dos barrancos del planeta rojo. Esto sugeriría el agua pudo haber transportado sedimentos a través de ellos en algún momento durante ese lapso de tiempo.

barrancos y agua liquida

 

 

Enlaces de interés:

¿Agua líquida en Marte? (AstroSETI, en castellano)
¿Actualmente puede existir agua líquida en Marte? (AstroSETI, en castellano)

Página oficial de JPL de la Phoenix Mars Lander (en inglés)
Página de JPL sobre exploración de Marte (en inglés)

Publicado en Marte, Sistema solar | Comments Off on ¿Halló agua líquida en Marte la Phoenix?
April 4th, 2009

cassiniObservando las dunas de Titán, parece deducirse que los vientos de la baja atmósfera del ecuador de esta luna de Saturno se desplazan en la dirección contraria: de oeste a este, justamente lo contrario de lo que se espera de los resultados que proporcionan los modelos atmosféricos preparados para esta luna, de 5 150 km de diámetro.

El mapa se publicó en el número del 11 de febrero de la revista Geophysical Research Letters.

Fuentes: Adaptado del artículo de la revista “Science” “In Dune Map, Titan’s Winds Seem to Blow Backward”, por Chelsea Wald, 13 de marzo de 2009; y la página oficial de la Cassini: “Cassini Maps Global Pattern on Titan’s Dune”, 26 de febrero de 2009.

La controversia surgió inmediatamente después de que se publicara un nuevo mapa de una parte de la superficie de Titán , realizado con las observaciones del Radar de Apertura Sintética de la sonda Cassini . Esta sonda espacial fue lanzada el 15 de octubre de 1997 y se encuentra investigando el sistema de Saturno desde el 1 de julio de 2004. En el mapa, que es el resultado de cuatro años de observaciones continuadasa, se abarcan 30º al norte y al sur del ecuador, cubriendo un 8% de la superficie del satélite. Ha sido cartografiada una gran cantidad de dunas, que se alinean, en general, en un eje este-oeste. Por la forma en que estas dunas esquivan los obstáculos, los vientos que las producen estarían desplazándose de oeste a este.

Las dunas de Titán se cree que están hechas de granos de hidrocarburos, probablemente de derivados de los compuestos químicos presentes en los neblinosos cielos del satélite. Estas dunas se apilan principalmente en el ecuador, probablemente debido a las condiciones de mayor sequedad de la atmósfera propiciarán el transporte de las partículas que las forman. Las latitudes altas de Titán son probablemente más “húmedas”, ya que albergan lagos de hidrocarburos, por lo que sus condiciones no son las más ideales para la formación de dunas.

El problema es que en todos los planetas que giran en el sentido de Titán, incluida la Tierra, los vientos en el ecuador van en la dirección este-oeste. Debido a que la superficie de los cuerpos como la Tierra transmiten su momento angular a la baja atmósfera, en el ecuador, debido a que es el lugar que se encuentra a mayor distancia del eje de rotación y donde la superficie tiene mayor momento angular, es donde la atmosfera rota más lentamente (o incluso retrocede) con respecto a la propia superficie: por ello la dirección de los vientos en esa zona va siempre de este a oeste. Cristobal Colón aprovechó los vientos dominantes cercanos al ecuador terrestre precisamente para viajar al Nuevo Mundo y descubrir América, bajando en latitud desde Huelva hasta las islas del Caribe.

La cuestión, según publica la revista Science, es que no tenemos aún la suficiente cantidad de datos, ni los modelos de predicción atmosférica están lo bastante evolucionados, como para poder explicar esta situación.

 

dunas de titan
Basándose en lo que aparentar ser enormes campos de dunas en el ecuador de Titán, los
investigadores dedujeron la dirección de los vientos de esa zona del satélite. (Fuente:
NASA/JPL).

 

¿Cómo se explicaría este fenómeno?

Asumiendo que lo que aparece en las imágenes sean dunas (algunos investigadores dudan de que puedan realmente serlo) podría incluso pensarse que esas formaciones, de apariencia reciente, podrían no estar vivas geológicamente, sino que serían restos solidificados del pasado de Titán.

Además, aún no conocemos con precisión las alturas de los rasgos topográficos de Titán, por lo que las culpables de esto podrían ser determinadas formaciones del paisaje no detectadas. En este sentido, Tetsuya Tokano, planetólogo de la Universidad de Colonia, ha intentado introducir un paisaje especulativo en los sistemas de predicción, sin que se haya obtenido ningún resultado. Se podría pensar, incluso, que las propias dunas podrían estar desviando los vientos.

Jonathan Mitchell, planetólogo de la Universidad de Princeton, intenta relacionar los fuertes vientos superrotacionales de la alta atmósfera ecuatorial de Titán con los que se producen justo encima de la superficie. Estos vientos de la alta atmósfera también giran de oeste a este, pero Mitchell aún intenta averiguar si realmente pueden transmitir momento angular a la superficie o no.

Por otro lado, uno de los investigadores que trabajaron en la elaboración del mapa del que se ocupa este artículo, Ralph Lorenz, de la Universidad Johns Hopskins, propone que la corteza de Titán está separada del núcleo por un vasto océano subterráneo. En ese caso la superficie de Titán podría rotar a una velocidad variable a lo largo del año, lo que quizá podría cambiar la dirección de los vientos ecuatoriales o crear las dunas.

Para leer:

Sección de la Sonda Cassini en AstroSETI. (En castellano)

Artículo sobre la luna de Saturno Titán, en la Wikipedia.

El Sistema Solar Ordenado (en AstroSETI) (Heber Rizzo)

Publicado en Saturno, Sistema solar | Comments Off on Las dunas ecuatoriales de Titán desvelan que los vientos van en dirección contraria
  •  

     

  •  

     

  •  

     

     

     

  • Etiquetas

  •  

     

  • Archivo de publicaciones

  •  

     

  •  

     

  • Mapa del sitio

  • ?>