July 10th, 2012

 

Estos días se ha publicado un impresionante video, que podemos ver más abajo, al final de este post, que recoge los lanzamientos de todos los transbordadores espaciales de la NASA: El Columbia, el Challenger, el Discovery, el Endeavour y el Atlantis. El video, que muestra los casi cuatro primeros minutos de cada uno de los vuelos, está muy conseguido. Observándolos atentamente, se puede aprender mucho sobre la historia de uno de los principales hitos de la astronáutica.

Nos hemos detenido, cómo no, en los momentos más trágicos, puesto que son, probablemente, los que más fácilmente se graban en la memoria. Concretamente, no hemos podido dejar de pensar en los vuelos STS-51L (28 de enero de 1986) y el STS-107 (destruido en la reentrada a la atmósfera el 1 de febrero de 2003).

challenger tripulacion

La tripulación del último vuelo del Challenger

 

El Challenger explosionó a los 73 segundos del despegue cuando se encontraba a 28 kilómetros de altura, debido a problemas relacionados con la junta de uno de los cohetes de combustible sólido (SRB) con el tanque externo de hidrógeno (ET). Los espectadores que asistieron al lanzamiento, entre ellos el presidente Reagan, asistieron atónitos a la visión. Inmediatamente después de la explosión los dos SRB salieron impulsados en direcciones opuestas, añadiendo un toque dantesco, como se pueden contemplar en el video. Toda la tripulación pereció en el accidente. La presión y los recortes de presupuesto hicieron que se relajaran las precauciones necesarias para una operación tan delicada como es la puesta en órbita de personas.

tripulacion comlumbia

La tripulación del último vuelo del Columbia. Podemos ver las características placas cerámicas negras en el ataque de las alas.

 

El Columbia sufrió un destino diferente, ya que se destruyó en la reentrada, al no resistir el calor debido a la fricción del vehículo con la atmósfera terrestre. Un objeto que se encuentre en la órbita terrestre, si reduce su altura aumenta su velocidad, siguiendo la tercera ley de Kepler. Por ese motivo el regreso de los vehículos espaciales a la Tierra es uno de los momentos más peligrosos de toda misión. Los transbordadores tenían una serie de placas cerámicas que resistían el calor generado, con la mala suerte de que las del último vuelo del Columbia se dañaron durante el proceso del despegue, al desprenderse pedazos de la espuma aislante del tanque de hidrógeno, que golpearon y dañaron la protección de la panza del transbordador. Toda la tripulación pereció en el accidente.

Si no sabemos dónde buscar, podemos distinguir los lanzamientos del Columbia en el video de dos formas diferentes: por el ataque de las alas, con dos triángulos negros muy característicos, debidos a una protección térmica que le instalaron por desconocimiento de cómo se comportarían las alas en la reentrada. En varias misiones, también podemos distinguir al Columbia por el extremo de la cola. En enero de 1986 se instaló un sensor de temperatura por infrarrojos, el SILTS, además de una gran cantidad de placas cerámicas negras adicionales, precisamente para la misión inmediatamente anterior a la última del Challenger. Aunque el instrumento se retiró unos años después, la vaina vacía se quedó en su sitio, al igual que las placas cerámicas de refuerzo.

 

los transbordadores espaciales

Localización de los últimos vuelos del Challenger y del Columbia en el video.

 

 

Agradecimientos

Daniel Marín, por las aclaraciones en relación con la nomenclatura de las misiones del transbordador espacial.

Publicado en Astronautica, Tecnología | Comments Off on Los transbordadores espaciales desaparecidos
June 4th, 2008

Más de 800.000 fotografías del Telescopio Espacial de la NASA Spitzer han sido ensambladas para crear un retrato de la llegada a la mayoría de edad de las estrellas del interior de la Vía Láctea. La imagen muestra una zona de 120º de largo por 2º de ancho y fue mostrada hoy en el 212º Encuentro de la American Astronomical Society (Sociedad Astronómica Americana), en San Luís, Missouri.

En resumidas cuentas: hemos sido capaces de atravesar el plano galáctico y observar y fotografiar el extremo opuesto de la Vía Láctea.

3 de junio de 2008. Nota de prensa de la NASA por Withney Clavin.

Podemos navegar por este mapa de la Vía Láctea elaborado por Spitzer.

“Esta es la imagen infrarroja de mayor sensibilidad, tamaño y resolución jamas tomada de nuestra Vía Láctea”, dijo Sean Carey de Centro de Ciencia Spitzer en el insituto Tecnológico de California (Caltec), Pasadena. Carey es el investigador jefe de uno de los equipos responsable de la nueva imagen. “Estamos viendo cúmulos de estrellas en los sitios en los que los anteriores reconocimientos no habían visto más que una sola fuente de luz. Con estos datos podemos aprender cómo se forman las estrellas masivas, cartografiar los brazos espirales de la galaxia y hacer una mejor estimación de la tasa de formación estelar galáctica”, explicó Carey.

“Sospecho que la vista de la galaxia de Spitzer va a ser la mejor por mucho tiempo. Actualmente no hay planeada ninguna misión que tenga un campo de visión tan ancho y con la sensibilidad que se necesita para sondear la Vía Láctea en las longitudes de onda infrarrojas”, dijo Barbara Withney, del Instituto de Ciencia Espacial en Madison, Wisconsin. Witney es miembro del segundo equipo de astrónomos.

Debido a que la Tierra se encuentra en el interior de ese disco plano y polvoriento que es la Vía Láctea, tenemos una vista de canto de nuestro hogar galáctico. Vemos la Vía Láctea como una banda estrecha y borrosa que cruza casi todo el cielo. Con los ojos infrarrojos del Spitzer, capaces de atravesar el polvo, los astrónomos se adentraron 60.000 años luz en esa banda confusa llamada plano galáctico, para asomarse al otro lado de la Vía Láctea.

 

Un pantallazo de la página de Spitzer mostrando la Vía Láctea
Este es el centro galáctico, tal como lo muestra Spitzer. (Crédito: NASA)

El tapiz cósmico resultante muestra una épica puesta de largo de estrellas. Las zonas que albergan los embriones estelares se identifican por estar envueltas de verde, lo que se corresponde con moléculas orgánicas, llamadas hidrocarburos policíclicos aromáticos, que se iluminan por la luz de las estrellas recién nacidas. Estas moléculas las encontramos en la Tierra en los humos que expelen los automóbiles y las barbacoas achicharradas, esencialmente en cualquier sitio en el que las moléculas de carbono sean quemadas de un modo incompleto.

Las regiones donde residen las estrellas jóvenes se muestan como “burbujas”, o como bordes curvados en las nubes verdes. Estas burbujas son excavadas por los vientos que las “estrellas principiantes” expulsan soplando su polvo natal. Estas estrellas recién nacidas son los puntos amarillos y rojos, y los mechones de rojo que llenan la mayoría de burbujas son compuestos de partículas de polvo de grafito, similares a muy pequeñas minas de lápiz.

Las motas azules que se esparcen por todas la fotografía son estrellas de la Vía Láctea individuales y más viejas. La niebla blancoazulada que flota y envuelve el centro de los dos paneles es luz estelar de la población de estrellas más viejas de la galaxia. Un examen profundo y cuidadoso de la imagen también muestra los polvorientos remanentes de estrellas moribundas o muertas que se traslucen en esferas anaranjadas.

“Hemos sido capaces de catalogar más de 100 millones de estrellas con estos datos de Spitzer”, dijo Edward Churchwell de la Universidad de Wisconsin en Madison. Churchwell es el investigador principal de uno de los equipos.

“Esta imagen nos muestra que nuestra galaxia Vía Láctea es un lugar transitado y dinámico. Tenemos mucho que aprender. Definitivamente, he encontrado un montón de cosas en este mapa que no esperaba ver”, dijo Carey.

Esta composición en infrarrojo incorpora observaciones de los dos instrumentos de Spitzer. Los datos del conjunto de cámaras fueron recogidos y procesados por el equipo del Legado Galáctico de Reconocimiento Extraordinario del Plano Medio Infrarrojo, liderado por Churchwell. El Fotómetro de Imagen Multibanda del equipo del Legado Spitzer de Reconocimiento del Plano Galáctico, liderado por Carey, procesó observaciones del fotómetro multibanda de Spitzer. El color azul representa la luz de 3,6 micras, el verde las 8 micras y el rojo las 24 micras.

NASA’s Jet Propulsion Laboratory, Pasadena, Calif., dirige la misión Spitzer Space Telescope para el NASA’s Science Mission Directorate, Washington. Las operaciones científicas son dirigidas desde el Spitzer Science Center en el California Institute of Technology, también en Pasadena. Caltech dirige JPL para NASA.

Whitney Clavin 818-354-4673/818-648-9734
Jet Propulsion Laboratory, Pasadena, Calif.

Cuando aplicamos el zoom la imagen es impresionante
Obsérvese, justo debajo de la leyenda “Drag to Navigate”, el mapa general de la imagen, que es enormemente ancho. Debe usarlo para navegar hacia los lados y no perderse maravillas como esta que aparece en la imagen. (Crédito: NASA)

Otros mapas ampliables de alta resolución

Complemento de la noticia obtenido en: http://www.spitzer.caltech.edu/Media/mediaimages/zooms/index.shtml

El equipo de Spitzer ha publicado otros muchos mapas de alta resolución en forma de aplicaciones que requieren Flash Player y Java Script. Todos estos mapas están en el infrarrojo.

  • La Vía Láctea. Más de 800.000 tomas del Telescopio Espacial de la NASA Spitzer, que fueron unidas para crear este retrato en infrarrojo del polvo y de las estrellas radiantes de las regiones interiores de la Vía Láctea.
  • Rho Ophiuchi. Estrellas recién nacidas que se asoman desde el interior de su manta natal de polvo. Una imagen dinámica de la nube oscura de Rho Ophiuchi.
  • Gran Nube de Magallanes. Cerca de un millón de estrellas reveladas por primera vez en esta vista de la Gran Nube de Magallanes (LMC) tomada por Spitzer. La LMC es una galaxia satélite de la nuestra. El color azul de la foto, más prominente en la barra central, representa la luz de las estrellas más viejas. Las caóticas regiones brillantes exteriores a la barra están repletas de masivas y calientes estrellas enterradas por gruesas mantas de polvo.El color rojo del entorno de estas regiones brillantes procede del polvo calentado por las estrellas, mientras que los puntos rojos esparcidos por toda la imagen son, o bien polvo, o estrellas viejas, o bien galaxias distantes. Las nubes verdosas contienen gas interestelar más frío y granos de polvo de tamaño molecular iluminados por la luz estelar del ambiente.
  • Nebulosa de Orión. Nuestra fábrica de creación estelar más cercana, a unos 1450 años luz de la Tierra.
  • Galaxia de Andrómeda.Composición de imágenes infrarrojas que muestra la galaxia de Andrómeda, vecina de nuestra galaxia la Vía Láctea. La imagen resalta el contraste entre las agitadas ondas de polvo y el suave mar de estrellas viejas (azul).
  • El Centro de la Vía Láctea. Esta deslumbrante imagen infrarroja muestra cientos de miles de estrellas agrupadas en el arremolinado núcleo de nuestra galaxia espiral la Vía Láctea. En imágenes de luz visible, esta región no puede verse debido a que el polvo que se interpone entre la Tierra y el centro galáctico nos bloquea la vista.
  • Las Montañas de la Creación. Esta majestuosa imagen en falso color muestra las “montañas” en las que nacen las estrellas. Las puntas de los imponentes pilares de gas frío son iluminadas por estrellas embrionarias cálidas.
  • Nebulosa de Carina. Como encontrarse las pepitas en una sandía abierta de un crujido, el Spitzer “abrió” esta sombría nube para revelar los embirones de estrellas (amarillos y blancos) algunos de ellos ocultos (rosa). Los gases calientes aparecen en color verde y las estrellas de fonod en azul. No todos los embriones de estrellas recién encontrados son fáciles de distinguir.
  • Región de formación estelar DR21. Escondida tras un velo de polvo en la constelación de El Cisne se halla una brillante fuente de radio llamada DR21. La imágenes en luz visible no dan ninguna pista de lo que está ocurriendo en esta región debido al fuerte oscurecimiento del polvo. Las imágenes del Telescopio Espacial de la NASA Spitzer nos permiten retirar el velo cósmico y vislumbrar el nacimiento de una de las estrellas más masivas de la Vía Láctea. Esta estrella nunca vista es 100.000 veces más brillante que nuestro Sol. También ha sido revelada por vez primera un flujo de gas caliente que mana de esta estrella explosiva a través de una nube molecular gigante.
Mapa del centro galáctico
Además de los referidos más arriba, podemos visitar otro mapas de Spitzer en distintos modos. Pulse aquí para verlos . (Crédito: NASA)

 

Publicado en Evolución Estelar | Comments Off on Spitzer captura la puesta de largo de las estrellas de la Vía Láctea
May 7th, 2008

Las nuevas políticas de la NASA están a punto de provocar que no se envíe a la Estación Espacial Internacional un observatorio de rayos cósmicos construído por una colaboración internacional encabezada por un premio Nobel. Este observatorio ha costado un millón y medio de dólares. CIEMAT e Instituto Astrofísico de Canarias participan.

Fuente: Sky and Telescope y otras.

 

El observatorio AMS (Espectrómetro Magnético Alfa) es un proyecto que va a permitir el estudio de los rayos cósmicos ultraenergéticos primarios desde el espacio, y debería ser instalado en la Estación Espacial Internacional (EEI o ISS en inglés), debido a que esta estación constituye una auténtica plataforma estable de un potencial impresionante. Los rayos cósmicos son partículas (protones, electrones o inclusos núcleos atómicos com el del hierro) cargadas o rayos gamma, (que no son partículas) que viajan a gran velocidad por el espacio. Su origen exacto aún es desconocido, pudiendo ser remanentes de supernova, galaxias acivas (AGN) o cualquier otro objeto capaz de acelerar partículas a esas velocidades. Los rayos cósmicos ultraenergéticos son, probablemente en su totalidad, de origen extragaláctico, siendo su energía de 10×1019 electrón-voltios. En la actualidad el observatorio de rayos cósmicos más avanzado del mundo es el Observatorio Pierre Auger , que se encuentra en la provincia de Mendoza, en Argentina. Este observatorio también es una cooperación internacional en la que participa nuestro país, entre otros muchos de todo el mundo.

Con rayos cósmicos primarios nos referimos a la mismísima partícula que viaja por el espacio. La forma de detectarse estos rayos cósmicos es mediante la observaciópn de las denominadas cascadas, compuestas de otras partículas generadas por esa interacción de la partícula primaria con la atmósfera.

El AMS, que está prácticamente preparado para poder ser lanzado al espacio, es un proyecto principalmente europeo, y la NASA había acordado enviarlo a la Estación Espacial Internacional. Pero, debido a la catástrofe del Columbia, se decidió que cualquier operación del Transbordador Espacial en la estación debería cumplir con los objetivos de las nuevas políticas espaciales propugnadas por el todavía presidente George Bush Jr. Prima la exploración humana del espacio, con los objetivos declarados de la Luna y Marte, frente a las actividades puramente científicas. Todo ello conduce a que no exista actualmente ningún vuelo previsto para subir el AMS al espacio. Esta misión, que debería ser aprobada por el Congreso de los Estados Unidos, permanece actualmente bloqueada, y dado que está previsto retirar la flota de transbordadores en 2010, la situación del proyecto no es nada buena en la actualidad.

 

El observatorio AMS montado en la EEI
El observatorio AMS, tal como quedaría de ser montado en la Estación Espacial Internacional.
Crédito de la imagen: AMS.

 

Obsérvese en la imagen superior cómo el AMS debe ser instalado lo más alejado posible de los módulos de la Estación Espacial. Esto es debido a que genera muchas corrientes eléctricas que podrían afectar tanto a los elementos de la propia estación como a los astronautas, con lo que conlleva un cierto peligro. Este es uno de los motivos que ha provocado el retraso que está sufirendo actualmente la fase de puesta en órbita del proyecto.

El detector de AMS pretende el estudio de las partículas de los rayos cósmicos en el espacio, mediante el estudio de cascadas de rayos cósmicos secundarios en el interior del propio detector. Mide la energía y la dirección de las partículas al interaccionar estas con un material denso que se encuentra dentro del propio AMS.

El equipo encargado de su construcción está dirigido por Samuel Ting , físico del Instituto Tecnológico de Massachussets (MIT), que obtuvo el premio Nobel en 1976 por sus trabajos en el descubrimiento del mesón J, partícula subatómica. Fue un Nobel compartido, puesto que Burton Richter descubrió independientemente la misma partícula que Ting. Casualmente ambos publicaron sus descubrimientos el mismo día, el 11 de noviembre de 1974.

España participa en el proyecto con el Instituto Astrofísico de Canarias (IAC) y el Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas (CIEMAT). Puede considerarse como uno de los grandes proyectos de la física de partículas en los que hay científicos de nuestro país involucrados.

 

 

 

Publicado en Rayos cósmicos | Comments Off on Peligra la puesta en órbita del observatorio de rayos cósmicos AMS
  •  

     

  •  

     

  •  

     

     

     

  • Etiquetas

  •  

     

  • Archivo de publicaciones

  •  

     

  •  

     

  • Mapa del sitio

  • ?>