May 4th, 2012

Desde hoy 4 de mayo, el Museo Nacional de Ciencia y Tecnología (MUNCYT) ya tiene dos sedes, una en Madrid y la otra, en La Coruña. Esta última está previsto que se inaugure en la mañana de hoy mismo por los Príncipes de Asturias. Mañana sábado hay programada una jornada de puertas abiertas, para el público en general.

El MUNCYT se inauguró en 1980 para conservar el patrimonio científico histórico español, tan importante como desconocido. En estos momentos guarda en sus almacenes de Madrid más de 15 000 piezas. Así, tiene depositadas importantes colecciones, siendo una de las más importantes la del Instituto de San Isidro de Madrid, cuyos orígenes se remontan hasta el siglo XVI.

La reciente incorporación a sus fondos de la colección de tubos de vacío, del desconocido industrial español Mónico Sánchez, ha enriquecido aún más el patrimonio que conserva el MUNCYT. Esta nueva colección consta de más de 100 tubos de fluorescencia, algunos de los cuales son de una gran belleza. Mónico Sánchez fue un pionero que regresó a su tierra natal, Piedrabuena (Ciudad Real), donde fundó una industria eléctrica, puntera en su momento, después de haber emigrado a Estados Unidos. Sánchez construía también aparatos médicos de rayos X.

La colección del MUNCYT se puede admirar en sus dos sedes:

Sede en La Coruña

museo nacional de ciencia y tecnologia muncyt coruña

El Prisma de Cristal, sede del MUNCYT en La Coruña

Dirección: Plaza del Museo Nacional, 1. 15011 A Coruña

El edificio, diseñado por los arquitectos Victoria Acebo y Ángel Alonso, se diseñó como un cubo de vidrio. Su interior, sin embargo sigue la estructura de un gran árbol, con un tronco central del que parten las salas, dispuestas como ramas a su alrededor.

tubo de descarga

Tubo de descarga expuesto en el MUNCYT en La Coruña

Entre las muchas piezas que expone se encuentran la cabina del Boeing 747 que trajo el Guernica a España en 1981, el primer acelerador de partículas de España y la colección de tubos de vacío de Mónico Sánchez. Pepexán y Marilú, dos robots inteligentes, se encargan de que la visita al museo sea atractiva desde el principio.

Sede en Madrid

museo nacional de ciencia y tecnologia muncyt madrid

Fachada del edificio del MUNCYT en Madrid.

Dirección: Paseo de las Delicias, 61. 28045 Madrid

La sede madrileña viene siendo provisional desde que se abrió, en 1997. Comparte edificio con el Museo del Ferrocarril, en la antigua estación de Las Delicias, inaugurada en 1880. Es un edificio muy característico de la arquitectura del hierro.

exposicion experimentación

Los instrumentos protagonistas de la revolución científica, en el MUNCYT en Madrid.

 

El MUNCYT en el futuro

Existe el proyecto de abrir en el futuro nuevas sedes en distintos puntos de España, como la dedicada a la metalurgia, en los altos hornos de Sestao, o la de la industria química, en Tarragona.

El MUNCYT lo dirige, desde 2008, Ramón Núñez Centella.

Otras referencias

Anatxu Zabalbeascoa En El País, blogs de cultura:
MUNCYT en A Coruña: La historia accidentada de un gran edificio

Publicado en Comunicación de la ciencia | Comments Off on El MUNCYT ya tiene dos sedes
January 10th, 2009

el primer escudo de madridUn día después de que la nieve dejara aislado a medio Madrid del resto de España, los telescopios de los aficionados madrileños invadieron esta tarde la Plaza Mayor, gracias a una convocatoria de la Agrupación Astronómica de Madrid (AAM), la Asociación Astrohenares , de la Asociación de Astronómos Aficionados de Físicas (ASAAF) y del Observatorio de la Facultad de Físicas de la Universidad Complutense .

Al acto asistieron también miembros de la alcalaína Agrupación Astronómica Complutense (AAC), de la Agrupación Astronomica de Madrid Sur (AAMS), de Educa Ciencia y de la internacional AstroSETI , así como miembros del LAEFF y de la revista Astronomía. ¡Incluso de la Agrupación Astronómica de Cádiz !

La Sexta,  la Agencia EFE y Telemadrid llevaron sus cámaras para cubrir la noticia.

Página de la Concentración de Telescopios con el comunicado oficial y la nota de prensa. (ASAAF)

Inauguración popular del Año Internacional de la Astronomía, con nieve en los tejados

Si alguien sabe soportar bien el frío, esos son los astrónomos aficionados. A pesar de encontrarse cerca de los 0º C, los astrónomos de Madrid sacaron sus telescopios y los llevaron al centro de la ciudad. Afortunadamente, la famosa nevada que dejó incomunicados a muchos madrileños se produjo el día anterior, y los astrónomos pudieron celebrar el acto bajo un cielo azul recién abierto, casi parece que para ellos.

El motivo  de que este sea el Año Internacional de la Astronomía es que se celebran 400 años de que se construyera, por el italiano Galielo Galieli, el primer telescopio de uso astronómico. Ese hecho, que se produjo en 1609, puede considerarse como uno de los mayores acontecimientos de la Historia de la Humanidad

Con el planeta Venus brillando intensamente entre las luces del crepúsculo y el lado norte de la estatua de Felipe III ocupado por casi un centenar de telescopios, los convocantes, representados por Jaime Izquierdo, de la UCM, procedieron a la lectura del comunicado que abre, para los aficionados de Madrid, este Año Internacional de la Astronomía, declarado así por la UNESCO.

 

La Plaza Mayor de Madrid, con nieve en los tejados y ¡telescopios!
Los aficionados (y algunos profesionales) iban llegando hacia las 18.00 horas. Los
viejos tejados de la plaza, aún con nieve.

Reivindicación contra la contaminación lumínica

Una de las mayores barbaridades que ha traído el progreso es la destrucción o la ocultación del cielo nocturno. La instalación masiva de luminarias mal diseñadas provoca que el dinero que se emplea en iluminar la vía se destine a alumbrar el cielo. Este derroche podría evitarse fácilmente y de forma enrmemente barata orientando la luz correctamente: hacia abajo.

Jaime Izquierdo leyendo el comunicado
Jaime Izquierdo, perteneciente al Departamento de Astrofísica de la UCM, leyó el
comunicado acompañado de sus compañeros y de los representantes de la AAM,
de la ASAAF y de AstroHenares.

Reproducimos algunas de las palabras más siginificativas que se pronunciaron en el comunicado.

“Desgraciadamente, hoy en día no podemos emular las observaciones de Galileo desde nuestros domicilios o desde las universidades, sino que debemos alejarnos mucho de las poblaciones para poder apreciar el cielo nocturno en toda su belleza.

“El desarrollo mal planificado de esta iluminación y la instalación de luminarias poco eficientes no sólo suponen un derroche energético y económico abrumador, sino que, al dirigir la luz hacia el cielo, ha llenado nuestras ciudades de contaminación lumínica.”

“Ya antes de 1212, el escudo de armas del Concejo de Madrid consistía en una osa a cuatro patas sobre un campo de plata y con siete estrellas en su lomo, dispuestas de acuerdo con la figura de la Osa Menor […] es innegable el valor histórico que tiene el cielo para la región de Madrid.”

telescopios en la plaza mayor de madrid
En el acto, que  tuvo un carácter festivo, se produjeron también muchos reencuentros.

Después de la lectura del comunicado, los aficionados y profesionales que acudieron al acto apuntaron sus telescopios a la Luna, que se encontraba prácticamente en la fase de luna llena.

 

 

Publicado en Comunicación de la ciencia | Comments Off on Telescopios en la Plaza Mayor de Madrid
September 14th, 2008

{mosimage}
El 12 de septiembre pasado ACTA, la asociación de Autores Científico Técnicos y Académicos, celebró una jornada centrada en la astronomía, en Madrid. El recorrido incluyó el Observatorio Astronómico Nacional, la Escuela de Topografía de la Universidad Politécnica y el Planetario de Madrid. El acto fue patrocinado por CEDRO , el Centro Español de Derechos Reprográficos.

El Observatorio Astronómico Nacional

El punto de encuentro fue la Puerta del Ángel Caído, en el madrileño parque de El Retiro, por la que se accede a las instalaciones del Observatorio Astronómico Nacional. Aunque en el recito del observatorio hay varias cúpulas destindas a albergar telescopios en su interior, esta sede se dedica ahora a tareas de investigación y administrativas, haciendo muchos años que se abandonó la actividad de observación debido a uno de los males medioambientales que padece la ciudad: la contaminación lumínica. Estas labores las comparte con el nuevo edificio del OAN en el campus de la Universidad de Alcalá.

Los telescopios más importantes del Observatorio Astronómico Nacional están ahora en Yebes (Guadalajara) y en Calar Alto (Almería), aunque en el complejo de Yebes tampoco se puede observar en el óptico a causa de la contaminación lumínica, que se hace insoportable también en el cercano valle del río Henares. El telescopio de Calar Alto tiene un diámetro de 152 cm. Desde su cúpula se empiezan a vislumbrar las luces de Granada. ¿Cuánto queda para que se dejen de ver las estrellas en toda España? ¿Cuándo se van a dar cuenta las autoridades de que están alumbrando las nubes con nuestro dinero? Es más grave de lo que puede parecer, puesto para la producción de la electricidad que se emplea en el alumbrado público es necesario enviar toneladas de CO2 a la atmósfera.

M. Tafaya habla de la historia del Observatorio Astronómico Nacional
El astrónomo Mario Tafalla ante la fachada sur del edificio de Villanueva.
Véase a la derecha la ranura para las observaciones
del telescopio meridiano.

El mejor instrumento del OAN es la antena de 40 metros de Yebes (en constante mejora), con la que se realizarán observaciones de interferometría de muy larga base (VLBI) en coordinación con otros grandes radiotelescopios europeos. Actualmente los astrónomos suelen observar  los cuerpos celestes remotamente, quedando las instalaciones de las ciudades como meras oficinas llenas de despachos.

El Observatorio Astronómico Nacional (OAN) se fundó bajo el reinado de Carlos III, en plena Ilustración, por lo que su edificio principal es de estilo neoclásico, una obra del arquitecto Juan de Villanueva que hoy en día es visitada habitualmente por estudiantes de arquitectura. Eso sí, “más que un observatorio, es un templo al saber”, como dijo el astrónomo M. Tafaya, introduciendo la visita a los asistentes, puesto que su funcionalildad como observatorio es muy baja. De hecho las observaciones se hacían tradicionalmente en el jardín. El edificio, que se comenzó a construir en 1790, no se terminó hasta 1846. Una de las primeras labores del observatorio fue la determinación de las coordenadas geográficas de las capitales de provincia.

En el interior del edicifio de Villanueva se expone una impresionante colección de instrumentos astronómicos, geodésicos y topográficos antiguos, en perfecto estado, afortunadamente. Hay importantes instituciones públicas que conservan instrumentos científicos que pertenecen al patrimonio histórico nacional y a menudo someten al instrumental a arriesgadas restauraciones que incluso llegan a ser destructivas, siendo el caso más común el del pulimentado de las partes metálicas de las piezas. Esto no ocurre con la colección expuesta en el OAN.

Cronómetro de marina Dent (1850) y refractor acromático Dollond (1785)
Cronómetro de marina Dent (1850), izquierda y refractor acromático Dollond (1785)

El instrumento más llamativo de la sala principal del edificio Villanueva es el péndulo de Foucault, que consta de un gran peso, que mientras cuelga pendido de un largo cable, pendulea, sirviendo así para estudiar el movimiento de rotación terrestre. Lo rodea un gran número de vitrinas en las que se exponen numerosos instrumentos científicos: telescopios, cronómetros de marina, un círculo completo, niveles de precición, círculos verticales, una máquina electrostática, un hipsómetro, etc. En los cientos de volúmenes de la biblioteca del observatorio, en sala aparte, se cuenta la historia de la astronomía de los últimos 150 años. En ella se exponen piezas de distinta naturaleza, como esferas armilares, un globo lunar que representa sólo la cara conocida de nuestro satélite, mucho antes de que comenzara la era espacial y un gravímetro.

Péndulo de Foucault y esfera armilar
El péndulo de Foucault, que demuestra la rotación de la Tierra y una de las
esferas armilares de la biblioteca, en la que se observan el ecuador celeste
y la eclíptica con el zodiaco.

El principal motivo por el que se llevaron a cabo los estudios y mediciones astronómicas en la época de la fundación del observatorio, y mucho tiempo después, fue la determinación de la longitud geográfica, como ayuda absolutamente imprescindible para la navegación. Por ello el OAN cuenta, desde 1854, con un meridiano Repsold, hoy lógicamente en desuso, pero que se encuentra expuesto exactamente en el mismo sitio en el que se instaló hace siglo y medio. El principio de su funcionamiento es muy simple: se trata de medir el instante exacto en el que un astro alcanza el meridiano del lugar en el observatorio; sabiendo la hora del observatorio y el tiempo de culminación de ese astro en nuestra lejana ubicación obtenemos la longitud geográfica. Por ello no sorprende que haya tantos relojes expuestos junto al telescopio meridiano del OAN.

Meridiano de Repsold
El meridiano de Repsold, instalado en 1854, mirando hacia el sur.
Obsérvese la ranura del techo y la pared.

El reflector de William Herschel

Uno de los platos fuertes de la visita fue la reconstrucción del telescopio reflector de 63 cm, construído por el músico y astrónomo alemán William Herschel. El original fue destruido por los invasores franceses y sólo se conserva de él uno de los dos espejos de los que fue dotado en su momento. Dado que el observatorio se encuentra en una colina (entonces a las afueras de Madrid), el lugar fue aprovechado por las tropas de Napoleón como cuartel, que combatieron el frío de la meseta castellana quemando la madera del instrumento.

José Luis Valbuena y el telescopio de Herschel
Reconstrucción a escala 1:1 del reflector de 63cm de Herschel,
tal como se puede contemplar ahora en el OAN en Madrid. La estructura
de la montura del telescopio tiene 12 metros de diámetro.

Los trabajos de reconstrucción se pueden calificar de admirables. Hubieron de hacerse mediante la ayuda de un astillero español especializado en buques de época. Se empleó para ello madera de roble inglés. Es cierto que se asemeja a la estructura de un barco, puesto que el original fue realizado por la marina británica. A la destrucción del fuego sobrevivieron, además de uno de los dos espejos de bronce pulido (la dotación constaba, en efecto, de dos espejos), los dibujos originales de Mendoza (que no planos). Actualmente falta por reconstruir una parte del instrumental del telescopio, labor que lleva años realizando José Luís Valbuena, topógrafo experto en instrumental antiguo. Mendoza no era mecánico, por lo que sus dibujos eran más descriptivos que otra cosa, y por graves inconsistencias en los mismos, se han tenido que atravesar graves dificultades para reconstruir todas las piezas.

La montura, de tipo altacimutal, no estaba preparada para hacer el seguimiento de los astros en su movimiento natural. En la época en la que se construyó aún no existía la espectrometría, que sí que precisa de monturas que efectúen el seguimiento para realizar tomas de larga exposición.

José Luis Valbuena y el telescopio de Herschel
José Luis Valbuena explicando a la concurrencia. A la derecha, uno de los dos espejos
originales del reflector de 63cm.

 

De los seis telescopios de este tipo y dimensiones que construyó William Herschel, sólo existe en el mundo una reconstrucción de este nivel, y es la que se puede contemplar en Madrid.

En la Escuela de Topografía y en el Planetario de Madrid

La jornada astronómica continuó en la Escuela de Topografía en el campus de Vallecas de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM). Allí el topógrafo José Luis Valbuena impartió una interesante conferencia de tema astronómico, titulada “Medición del Universo, desde Stonehenge hasta los quásares”. En ella explicó cómo la astronomía nos sirvió en el pasado para descubrir que la Tierra no era plana, y para medirla y situarla en su lugar correcto en el Sistema Solar. Después contó cómo poco a poco los astrónomos van midiendo el Universo, desde nuestra galaxia Vía Láctea hasta el límite donde este es observable, esto es, hasta el límite desde el que podemos recibir información del mismo, que viene impuesto por la velocidad de la luz.

Martín Asín en el Planetario de Madrid
El magnífico proyector Zeiss del Planetario de Madrid. A la derecha,
Martín Asín durante su intervención.

Después de comer, con postre astronómico incluído, la jornada finalizó en el Planetario de Madrid, donde tras una breve introducción en vivo al cielo actual, mediante la hiperrealista proyección que proporciona el proyector de planetario Zeiss, el astrónomo Fernando Martín Asín dió, en una introducción a la astronomía, un repaso al Sistema Solar, empezando por la Luna y deteniéndose después en las diversas maravillas que se pueden contemplar en el cielo de verano. Martín Asín se muestra especialmente emocionado cuando habla acerca de la estrella doble Albireo, por la que dice que merece la pena vivir para haberla observado.

La tarta de la comida
El postre: tarta de estrella.

Otros blogs relacionados:

De visita: el Observatorio Astronómico de Madrid
La reconstrucción del Telescopio de Herschel de 25 pies de longitud
El Sputnik de Salimbeni (a cuenta de la conferencia del profesor Valbuena en la Politécnica)
Un péndulo de Foucault

Publicado en Comunicación de la ciencia | Comments Off on ACTA celebra su jornada astronómica en Madrid
September 5th, 2008

La primera semana de septiembre aparece en el mercado esta guía para comprender el Universo mediante los conocimientos que proporciona Internet. Como novedad en el mundo editorial, este libro cuenta con una páginan web por medio de la cual se puede acceder a todos los enlaces y videos recomendados en el propio libro, lo que lo convierte en un auténtico libro vivo.

El libro fue presentado oficialmente por el autor en la sala de formación de Óptica Roma, en Madrid, el 17 de diciembre pasado.

La misma conferencia se pronunció el 31 de marzo de 2009 en la sede de la Agrupación Astronómica de Madrid, hecho que le sirvió al autor para presentarse a los socios, dándose de alta en la misma.

Enlace: www.aprender-astronomia.info

Según el propio autor, “Este libro no es una simple recopilación de servidores y de páginas web en las que encontrar contenidos relacionados con la astronomía: eso quedaría obsoleto antes de que el libro saliera de la imprenta. Este libro está destinado al público que quiere aprovechar los medios que le brinda Internet para emplearlos en el aprendizaje de la astronomía. También puede ser una valiosa ayuda para escoger un buen telescopio o unos buenos prismáticos.”

El libro enseña a utilizar Internet para encontrar sitio de observación, indica cómo manejar mapas y planisferios y dónde encontrarlos; cómo escoger prismáticos o telescopio y otros accesorios; a orientarse en el cielo; a encontrar y observar los cuerpos celestes; a anotar las observaciones y a fotografiar el cielo mediante las técnicas más sencillas y accesibles. Intenta además, al final de la obra, desenmascarar a los falsos investigadores y supuestos profesionales que intentan enriquecerse a costa de los incautos, como los vendedores de terrenos en nuestro satélite, los vendedores de estrellas o los que promueven absurdas teorías conspiratorias relacionadas con hechos históricos, como la llegada del hombre a La Luna.

 

Cómo Aprender Astronomía en Internet

 

Jorge Antonio Vázquez Parra nació en Madrid en 1972. Es divulgador profesional de Astronomía, labor que desarrolla en la empresa de actividades extraescolares y de tiempo libre Educa Ciencia. Realizó labores de traducción para la página de divulgacion oficial de la NASA Ciencia@NASA dentro de la colaboración con AstroSETI a la que pertence desde 2005. Es miembro de ACTA (Autores Cientifico-Técnicos y Académicos) y pertenece a la Agrupación Astronómica Complutense desde 1988.

Aprender Astronomía en Internet
ISBN: 978-84-96300-63-7
Editorial Creaciones Copyright, 2008

Presentación oficial en Madrid

El 12 de diciembre pasado, el propio autor del libro realizó la presentación del mismo, en la sala de formación de Óptica Roma , en la plaza de Manuel Becerra. En la charla, que duró unos 35 minutos, Jorge A. Vázquez dió un repaso a los temas más importantes que trata en su libro.

Después, mientras los asistentes degustaban un vino español, procedió a la firma de ejemplares de su obra.

 

Jorge A. Vázquez
Un momento de la exposición del autor sobre el libro, en la sala de
formación de Óptica Roma en Madrid. (Foto por Gema Hebrero).

Otros enlaces:

Creaciones Copyright (página de este libro)
Asociación Ibn-Firnás (La Rinconada, Sevilla)
El Cielo del Mes
Astro Noticias
Web de Celso Frade
Xared

Biblioteca de la Agrupación Astronómica de Madrid

Librerías en Internet

Librería Laie
Libros La Isla
Librería Proteo
Librería Diógenes
Casa del Libro
Libreria Canaima
Librería Luces
Popular Libros
Librería Díaz de Santos
Librería Bosch
Librería Cervantes
Librería Beta
Librería Agrícola Jerez
Librería Tirantlo Blanch

 

Publicado en Libros, Libros en castellano | Comments Off on Cómo Aprender Astronomía en Internet (Jorge A. Vázquez Parra)
  •  

     

  •  

     

  •  

     

     

     

  • Etiquetas

  •  

     

  • Archivo de publicaciones

  •  

     

  •  

     

  • Mapa del sitio

  • ?>