El Gran Cometa de 1811, que brilló con fuerza en los cielos del hemisferio norte, fue considerado por muchos el signo celeste del advenimiento de la derrota de Napoleón, que llevaba años asolando Europa; sus ejércitos se enfrentaban a las monarquías absolutas en nombre de la Revolución Francesa. El Gran Cometa es mencionado en la novela de Tolstoi “Guerra y Paz”. En España fue también observado y registrado.

Leemos, entre las descripciones de los atropellos que cometieron las tropas de Napoleón en Alcalá de Henares y los avatares de la lucha entre españoles, ingleses y franceses en nuestras tierras, unas emocionadas alusiones a este cometa, el Gran Cometa de 1811 . La obra se llama “Diario de un Patriota Complutense en la Guerra de la Independencia”, y está atribuida con seguridad absoluta al Licenciado D. Juan Domingo Palomar, corregidor que asistía a las juntas del Ayuntamiento de Alcalá y que ayudó en lo que pudo a la ciudad complutense durante el tiempo que ocupó su cargo.

Reproducimos a continuación el texto de Palomar, tal como aparece en la edición facsimil de la Institución de Estudios Complutenses en 1990. Se incluye un corioso Soneto que, según el autor, apareció en el Diario de las Cortes de Cádiz, por entonces centro político de la España libre, y donde fue promulgada en marzo de 1812 la primera Constitución de nuestro pais.

 

El Gran Cometa de 1811
El Gran Cometa de 1811 tal y como apareció dibujado en la Astronomía Popular de Camilo Flammarion

 

 

“Estamos viendo en el cielo todo este mes de octubre un hermoso cometa en el cielo que aparece al anochecer cerca del carro del Norte, y cuanto más desaparece la luz natural, tanto más luminoso y resplandeciente se mira el cometa. Hace á la vista natural tanto bulto como la luna llena, y tiene una cola como de cuatro varas, muy ancha y como si fuese una cabellera. Dicen que permanece toda la noche y cada hora más hermoso: la cola mira al Oriente, y cuando se oculta es caminando hacia el norte. Á todos no stiene atónitos: todos le consideran con alegría, y algunos interpretan que es la señal de la libertad de la Nación, oprimida por los ejércitos de Napoleón. Empezó á mostrarse á nuestra vista por Agosto.”

[…]

En este mes de noviembre ha continuado el cometa de que se ha hablado antes, presentándose en nuestro horizonte algo que disminuía la cabellera y al parecer al go más retirado que antes. En el Diario de Cortes del lunes 23 de Septiembre, en Cádiz, se halla un soneto que dice así:

Ese cometa ó globo transparente
que hacia el ártico polo se presenta,
cual precursor benigno nos alienta
anunciando victorias felizmente.

Las ráfagas que exhala hacia el Oriente
ramas de olivas son que nos presenta,
trofeos de una guerra tan sangrienta
y corona marcial de nuestra gente.

La unión de los reflejos á una parte
nos da á entender que unamos nuestros bríos
todos á punto, resplandezca el arte.

¡Ea! Españoles, unid los albedríos,
y si honor nos anuncia en la campaña,
haya unión y lealtad, y ¡viva España!

Se supone que este soneto se formó bajo la protesta de que no se crea sea el cometa signo de sucesos ó revoluciones políticas.”

El Gran Cometa de 1811 (1811 I)

Fue un cometa muy brillante, que alcanzó la magnitud cero. Con este dato sabemos que hoy en día habría sido visible a simple vista desde cualquier gran ciudad del mundo, aunque, eso sí, pasaría completamente inadvertido como ocurrió recientemente con el cometa Holmes, que experimentó un impresionante estallido que permitió su observación desde ciudades con tanta contaminación lumínica como Madrid. La cola de este cometa se extendió, en su mejor momento, 60 grados en el cielo.

Fue descubuierto por Honoré Flaugergue a finales de marzo de 1811. Se estima que su periodo es de poco más de 3.000 años, por lo que no lo observaremos en la Tierra hasta cerca del año 5.000. Se calcula que debe de tener un núcleo de unos 40 o 50 kilómetros de diámetro. Mantuvo el récord de cometa observado a simple vista durante más tiempo hasta la llegada del cometa Hale-Bopp en la década de los 90 del siglo XX.

Debido a la gran inclinación de su órbita, el cometa fue observado, cuando pasaba por el perihelio, en la zona norte del cielo, otra caracterísitica que permite asemejarlo al cometa Hale-Bopp . Tanto su órbita como las posiciones relativas del cometa y de la Tierra fueron muy similares.

Estos datos son los “elementos orbitales” del cometa:

Mínima distancia perihélica: 1.035412
Excentricidad de la órbita: 0.995125
Inclinación de la órbita: 106.9342
Argumento del perihelio: 143.0494
Longitud del nodo ascendente: 65.4096
Paso por el perihelio: 1811.09128

Esta entrada fue publicada el Friday, May 2nd, 2008 at 10:06 y se encuentra archivada en la categoría de Pequeños cuerpos, Sistema solar. Puedes seguir los comentarios a esta entrada por medio de RSS 2.0. Both comments and pings are currently closed.

Los comentarios se han cerrado.

  •  

     

  •  

     

  •  

     

     

     

  • Etiquetas

  •  

     

  • Archivo de publicaciones

  •  

     

  •  

     

  • Mapa del sitio

  • ?>