July 10th, 2012

 

Estos días se ha publicado un impresionante video, que podemos ver más abajo, al final de este post, que recoge los lanzamientos de todos los transbordadores espaciales de la NASA: El Columbia, el Challenger, el Discovery, el Endeavour y el Atlantis. El video, que muestra los casi cuatro primeros minutos de cada uno de los vuelos, está muy conseguido. Observándolos atentamente, se puede aprender mucho sobre la historia de uno de los principales hitos de la astronáutica.

Nos hemos detenido, cómo no, en los momentos más trágicos, puesto que son, probablemente, los que más fácilmente se graban en la memoria. Concretamente, no hemos podido dejar de pensar en los vuelos STS-51L (28 de enero de 1986) y el STS-107 (destruido en la reentrada a la atmósfera el 1 de febrero de 2003).

challenger tripulacion

La tripulación del último vuelo del Challenger

 

El Challenger explosionó a los 73 segundos del despegue cuando se encontraba a 28 kilómetros de altura, debido a problemas relacionados con la junta de uno de los cohetes de combustible sólido (SRB) con el tanque externo de hidrógeno (ET). Los espectadores que asistieron al lanzamiento, entre ellos el presidente Reagan, asistieron atónitos a la visión. Inmediatamente después de la explosión los dos SRB salieron impulsados en direcciones opuestas, añadiendo un toque dantesco, como se pueden contemplar en el video. Toda la tripulación pereció en el accidente. La presión y los recortes de presupuesto hicieron que se relajaran las precauciones necesarias para una operación tan delicada como es la puesta en órbita de personas.

tripulacion comlumbia

La tripulación del último vuelo del Columbia. Podemos ver las características placas cerámicas negras en el ataque de las alas.

 

El Columbia sufrió un destino diferente, ya que se destruyó en la reentrada, al no resistir el calor debido a la fricción del vehículo con la atmósfera terrestre. Un objeto que se encuentre en la órbita terrestre, si reduce su altura aumenta su velocidad, siguiendo la tercera ley de Kepler. Por ese motivo el regreso de los vehículos espaciales a la Tierra es uno de los momentos más peligrosos de toda misión. Los transbordadores tenían una serie de placas cerámicas que resistían el calor generado, con la mala suerte de que las del último vuelo del Columbia se dañaron durante el proceso del despegue, al desprenderse pedazos de la espuma aislante del tanque de hidrógeno, que golpearon y dañaron la protección de la panza del transbordador. Toda la tripulación pereció en el accidente.

Si no sabemos dónde buscar, podemos distinguir los lanzamientos del Columbia en el video de dos formas diferentes: por el ataque de las alas, con dos triángulos negros muy característicos, debidos a una protección térmica que le instalaron por desconocimiento de cómo se comportarían las alas en la reentrada. En varias misiones, también podemos distinguir al Columbia por el extremo de la cola. En enero de 1986 se instaló un sensor de temperatura por infrarrojos, el SILTS, además de una gran cantidad de placas cerámicas negras adicionales, precisamente para la misión inmediatamente anterior a la última del Challenger. Aunque el instrumento se retiró unos años después, la vaina vacía se quedó en su sitio, al igual que las placas cerámicas de refuerzo.

 

los transbordadores espaciales

Localización de los últimos vuelos del Challenger y del Columbia en el video.

 

 

Agradecimientos

Daniel Marín, por las aclaraciones en relación con la nomenclatura de las misiones del transbordador espacial.

Publicado en Astronautica, Tecnología | Comments Off on Los transbordadores espaciales desaparecidos
May 14th, 2012

El Insitituo de la Ingeniería de España celebró, el pasado 16 de abril, una jornada dedicada a la industria espacial. Las ponencias fueron grabadas y se pueden ver en video.

Es muy interesante que, además de ver las conferencias en video, podemos descargar las presentaciones de los ponentes.

Reproduccimos a continuación el díptico que distribuyó el Instituto de la Ingeniería de España.

La ciencia de la Astrofísica viene ganando terreno en nuestra Sociedad desde que Hubble descubrió que el Universo se expansionaba (1929) y Einstein, unos pocos años antes (1915) propuso su famosa Ecuación de Campo que describe la evolución, Espaciotemporal del Cosmos en función exclusivamente de su contenido (materia- energía). “La materia-energía le dice al espaciotiempo como debe curvarse, y la curvatura del espaciotiempo le dice a la materia cómo debe moverse”, parafraseando a John Wheeler.

En 1995 Michel Mayor y Didier Queloz descubrieron 51 Pegasi B, el primer Exoplaneta que orbitaba a una estrella similar a nuestro Sol, abriendo el Cosmos a la posibilidad de detección de vida extrarrestre. Si nuestro conocimiento del Cosmos a medida que avanza, plantea nuevos interrogantes, p.e. ¿qué es materia y energía Oscura?, la pregunta angular, para I. Asimov sería ¿Hay alguien ahí fuera?.

Para la que nuestros científicos, pertrechados con nuevos instrumentos, metodos, modelos teóricos y plataformas de observaciones espaciales han comenzado a medir y caracterizar los exoplanetas, en busca de esas trazas de Vida ( Astrobiología).

A muchos de nosotros nos gusta el empeño y objetivos científicos, a otros nos encanta la divulgación que algunos científicos hacen para que nosotros podamos seguir los recientes descubrimientos. Pero probablemente pocos de nosotros, quizás, estemos dispuestos a pagar más impuestos o a que éstos no se dediquen prioritariamente a las necesidades básicas como son; la Educación, Sanidad, Seguridad, etc.

¿Puede la Ciencia seguir disfrutando de presupuestos para responder a estas preguntas, sin entregar algo a cambio, que no sea la propia satisfación endógena de la comunidad científica?. ¿Puede la Tecnología, que soporta la ciencia, ser mantenida por que se cree un mercado sostenible del espacio donde existan otras aplicaciones y servicios espaciales que justifiquen el I+D+i del espacio?. Para responder a estas preguntas y hablarnos de su experiencia, en sus respectivos campos, contamos con tres personas claves en España para desarrollar los siguientes aspectos.

 Objetivos y Medios de la Astrofísica. Identificación de las necesidades y presupuestos de la Ciencia (1er ponente)

 Traducción de los requisitos científicos en Requisitos de Ingeniería. Conexión entre la ciencia y la tecnología. (2o Ponente)

 Industrialización del espacio. Necesidad de la sostenibilidad económica del I+D+i del espacio (3er ponente)

Pretendemos responder a las siguientes preguntas: ¿Podemos detectar si hay vida ahí fuera? ¿Qué necesitamos para ello?
¿Por qué a la Ciencia le cuesta tanto entenderse, a veces, con la Ingeniería?

¿Hay mercado para la Industria Espacial? ¿Qué tendríamos que hacer Científicos e Ingenieros para lograr esta sostenibilidad?

 Objetivos y Medios de la Astrofísica. Identificación de las necesidades y presupuestos de la Ciencia (1er ponente)

 Traducción de los requisitos científicos en Requisitos de Ingeniería. Conexión entre la ciencia y la tecnología. (2o Ponente)

 Industrialización del espacio. Necesidad de la sostenibilidad económica del I+D+i del espacio (3er ponente)

Pretendemos responder a las siguientes preguntas: ¿Podemos detectar si hay vida ahí fuera? ¿Qué necesitamos para ello?
¿Por qué a la Ciencia le cuesta tanto entenderse, a veces, con la Ingeniería?

¿Hay mercado para la Industria Espacial? ¿Qué tendríamos que hacer Científicos e Ingenieros para lograr esta sostenibilidad?

PRESIDENTE

Presidente del Instituto de la Ingeniería de España

PONENTES

D. Rafael Bachiller
Director Observatorio Astronómico Nacional. D. Javier Gómez Elvira
Director CAB del INTA
D. Diego Rodríguez
Director Espacio de SENER

MODERADOR

D. Juan Gerardo Muros
Miembro del Comité de I+D+i del IIE

A muchos de nosotros nos gusta el empeño y objetivos científicos, a otros nos encanta la divulgación que algunos científicos hacen para que nosotros podamos seguir los recientes descubrimientos. Pero probablemente pocos de nosotros, quizás, estemos dispuestos a pagar más impuestos o a que éstos no se dediquen prioritariamente a las necesidades básicas como son; la Educación, Sanidad, Seguridad, etc.

¿Puede la Ciencia seguir disfrutando de presupuestos para responder a estas preguntas, sin entregar algo a cambio, que no sea la propia satisfación endógena de la comunidad científica?. ¿Puede la Tecnología, que soporta la ciencia, ser mantenida por que se cree un mercado sostenible

Referencia

Jornada Ciencia en el espacio lejano.

Publicado en Tecnología | Comments Off on Ciencia en el Espacio Lejano. Industria en el Cercano. I+D+i Espacio en España.
  •  

     

  •  

     

  •  

     

     

     

  • Etiquetas

  •  

     

  • Archivo de publicaciones

  •  

     

  •  

     

  • Mapa del sitio

  • ?>