May 7th, 2008

Las nuevas políticas de la NASA están a punto de provocar que no se envíe a la Estación Espacial Internacional un observatorio de rayos cósmicos construído por una colaboración internacional encabezada por un premio Nobel. Este observatorio ha costado un millón y medio de dólares. CIEMAT e Instituto Astrofísico de Canarias participan.

Fuente: Sky and Telescope y otras.

 

El observatorio AMS (Espectrómetro Magnético Alfa) es un proyecto que va a permitir el estudio de los rayos cósmicos ultraenergéticos primarios desde el espacio, y debería ser instalado en la Estación Espacial Internacional (EEI o ISS en inglés), debido a que esta estación constituye una auténtica plataforma estable de un potencial impresionante. Los rayos cósmicos son partículas (protones, electrones o inclusos núcleos atómicos com el del hierro) cargadas o rayos gamma, (que no son partículas) que viajan a gran velocidad por el espacio. Su origen exacto aún es desconocido, pudiendo ser remanentes de supernova, galaxias acivas (AGN) o cualquier otro objeto capaz de acelerar partículas a esas velocidades. Los rayos cósmicos ultraenergéticos son, probablemente en su totalidad, de origen extragaláctico, siendo su energía de 10×1019 electrón-voltios. En la actualidad el observatorio de rayos cósmicos más avanzado del mundo es el Observatorio Pierre Auger , que se encuentra en la provincia de Mendoza, en Argentina. Este observatorio también es una cooperación internacional en la que participa nuestro país, entre otros muchos de todo el mundo.

Con rayos cósmicos primarios nos referimos a la mismísima partícula que viaja por el espacio. La forma de detectarse estos rayos cósmicos es mediante la observaciópn de las denominadas cascadas, compuestas de otras partículas generadas por esa interacción de la partícula primaria con la atmósfera.

El AMS, que está prácticamente preparado para poder ser lanzado al espacio, es un proyecto principalmente europeo, y la NASA había acordado enviarlo a la Estación Espacial Internacional. Pero, debido a la catástrofe del Columbia, se decidió que cualquier operación del Transbordador Espacial en la estación debería cumplir con los objetivos de las nuevas políticas espaciales propugnadas por el todavía presidente George Bush Jr. Prima la exploración humana del espacio, con los objetivos declarados de la Luna y Marte, frente a las actividades puramente científicas. Todo ello conduce a que no exista actualmente ningún vuelo previsto para subir el AMS al espacio. Esta misión, que debería ser aprobada por el Congreso de los Estados Unidos, permanece actualmente bloqueada, y dado que está previsto retirar la flota de transbordadores en 2010, la situación del proyecto no es nada buena en la actualidad.

 

El observatorio AMS montado en la EEI
El observatorio AMS, tal como quedaría de ser montado en la Estación Espacial Internacional.
Crédito de la imagen: AMS.

 

Obsérvese en la imagen superior cómo el AMS debe ser instalado lo más alejado posible de los módulos de la Estación Espacial. Esto es debido a que genera muchas corrientes eléctricas que podrían afectar tanto a los elementos de la propia estación como a los astronautas, con lo que conlleva un cierto peligro. Este es uno de los motivos que ha provocado el retraso que está sufirendo actualmente la fase de puesta en órbita del proyecto.

El detector de AMS pretende el estudio de las partículas de los rayos cósmicos en el espacio, mediante el estudio de cascadas de rayos cósmicos secundarios en el interior del propio detector. Mide la energía y la dirección de las partículas al interaccionar estas con un material denso que se encuentra dentro del propio AMS.

El equipo encargado de su construcción está dirigido por Samuel Ting , físico del Instituto Tecnológico de Massachussets (MIT), que obtuvo el premio Nobel en 1976 por sus trabajos en el descubrimiento del mesón J, partícula subatómica. Fue un Nobel compartido, puesto que Burton Richter descubrió independientemente la misma partícula que Ting. Casualmente ambos publicaron sus descubrimientos el mismo día, el 11 de noviembre de 1974.

España participa en el proyecto con el Instituto Astrofísico de Canarias (IAC) y el Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas (CIEMAT). Puede considerarse como uno de los grandes proyectos de la física de partículas en los que hay científicos de nuestro país involucrados.

 

 

 

Publicado en Rayos cósmicos | Comments Off on Peligra la puesta en órbita del observatorio de rayos cósmicos AMS
  •  

     

  •  

     

  •  

     

     

     

  • Etiquetas

  •  

     

  • Archivo de publicaciones

  •  

     

  •  

     

  • Mapa del sitio

  • ?>